Etiquetas

, , ,

Cuando la revolución cubana apenas había cumplido dos semanas en el poder, el aparato propagandístico de Estados Unidos montó una campaña internacional acusando a Fidel Castro y demás dirigentes del naciente proceso de haber convertido al país en un “baño de sangre” con los juicios y las sanciones de los tribunales revolucionarios a criminales de guerra de la cruenta dictadura de Batista.

Tomando como fuentes para la campaña a figuras del gobierno y congresistas estadounidenses, las agencias cablegráficas AP y UPI, las revistas Life, Newsweek, US News and World Report y los principales periódicos de Estados Unidos y otros en su esfera de control en todo el mundo, casi al unísono, lanzaron una campaña internacional contra Cuba que 55 años más tarde mantiene su pujanza.
Así lo recuerda el prestigioso periodista cubano Juan Marrero en un trabajo titulado “Breve historia de la Operación Verdad de hace 55 años” donde narra aspectos de la respuesta cubana a esa feroz agresión contra un pueblo que apenas iniciaba un proceso de cambios profundos que tenía como fuente de derecho un triunfo popular revolucionario en el que, además, concurrían circunstancias totalmente autóctonas de organización y disciplina que garantizaban el respeto a valores y principios humanitarios inusuales en procesos de insurrección armada popular.
Ante la magnitud que alcanzó tal campaña de desinformación sobre lo que realmente pasaba en Cuba, e intentar contrarrestarla, con el apoyo de las principales instituciones periodísticas existentes entonces, el Colegio de Periodistas y la Asociación de Reporteros de La Habana, fue organizada lo que se conoció como Operación Verdad, recuerda Marrero. 380 periodistas del continente, la mayoría latinoamericanos y estadounidenses, viajaron a Cuba para participar en el evento. El líder de la Revolución, Fidel Castro y Che Guevara, en calidad de Presidente del Tribunal de Apelaciones sobre los fallos dictados por los tribunales revolucionarios, dieron entrevistas a algunos de los periodistas participantes en la Operación. Fidel lo hizo en una habitación Habana Hilton, donde se había radicado la Comandancia de la revolución y Che en la fortaleza de la Cabaña, donde se había instalado desde su llegada a La Habana el 3 de enero de 1959. “Los que creyeron que después de nuestras victorias militares nos iban a aplastar en el campo de la información, en el campo de la opinión pública, se han encontrado con que la Revolución Cubana sabe también pelear y ganar batallas en ese campo…”
“Este pueblo no es un pueblo bárbaro ni criminal. Es el pueblo más noble y sensible del mundo: si aquí se comete una injusticia, todo el pueblo estaría en contra de esa injusticia…Cuando todo el mundo ha estado de acuerdo con el castigo es porque el castigo es justo, es merecido” dijo Fidel Castro en el gigantesca concentración popular que tuvo lugar el 22 de enero de 1959 frente al Palacio Presidencial (hoy Museo de la Revolución).
En un momento de su discurso, el líder cubano, dirigiéndose a la multitud pidió que quienes estuvieran de acuerdo con la justicia que se estaba aplicando lo expresaran levantando sus manos, y ante una unánime respuesta afirmativa expresó: “¡El jurado de un millón de cubanos de todas las ideas y de todas las clases sociales, ha votado!” También se recuerda su afirmación de que “las revoluciones no pueden depender de un hombre… las ideas justas no pueden depender de un hombre, y los líderes no nos podemos meter en una caja de caudales”. Anunció que propondría a la dirección del Movimiento 26 de Julio que designe a Raúl Castro como segundo jefe para sustituirle en el caso de que muriera en la lucha. Argumentó acerca de sus cualidades y firmes convicciones revolucionarias así como su demostrada capacidad en la lucha y como organizador y militar.
Un periodista mexicano preguntó a Fidel en la conferencia de prensa que tuvo lugar el 22 de enero en el Hotel Riviera, cómo se defendería Cuba en caso de que la campaña iniciada contra el país desembocara en un bloqueo económico y el líder revolucionario respondió: “Nosotros no creemos que ese bloqueo vaya a ocurrir porque sería una política en contradicción total con los intereses de los propios Estados Unidos. … En cuanto a la forma de hacerle frente a cualquier bloqueo económico, creo que no hay más que una forma, la disposición de sacrificio que tiene nuestro pueblo”.
Un resultado concreto de la Operación Verdad fue que pocos meses después nació en La Habana la agencia informativa Prensa Latina. “La Operación Verdad ha quedado inscripta como la primera batalla contra la desinformación. Sabemos que es una batalla larga. Aún la estamos dando y, paso a paso, la vamos ganando”, afirma Juan Marrero, uno de los fundadores de Prensa Latina.
Enero 25 de 2014.

Anuncios