ALGO MÁS QUE UN ÉXITO EDITORIAL
Por Manuel E. Yepe

La verdadera revelación en el nuevo y exitoso libro de Michael Wolff, Fuego y furia, no es que el presidente Donald Trump actúe como un niño, sufra de psicopatologías como delirios de grandeza y paranoia, sea un ignorante que ni lee ni escucha y, en suma, sea totalmente incapaz de cumplir con los deberes de su cargo.
“No es necesario ser un profesional de la salud mental para darse cuenta de que Trump es un personaje extremadamente peligroso, una personalidad psicológicamente distorsionada, un hombre con deterioro cognitivo, en completa negación, y con el poder unilateral para iniciar un holocausto nuclear que podría destruir la civilización. “El proyecto republicano, derechista y conservador, trata de borrar las huellas de la Ilustración estadounidense de mediados del siglo XX y pretende que Estados Unidos vuelva a ser grande para fanáticos religiosos, racistas, xenófobos, misóginos, homófobos, plutócratas y los más salvajes capitalistas.
“Para completar este proyecto, los republicanos, no obstante su hipocresía, han demostrado estar listos y ansiosos por firmar un pacto con el diablo. Así lo han hecho con un líder político que no es satánico, sino solo demagogo, mentiroso en serie, estafador y manipulador del temor étnico y económico de los estadounidenses para avivar la ira y el odio, un hombre carente de empatía, de sentido de la imparcialidad, de la historia, de aprecio y comprensión por la ciencia y el conocimiento, así como carente de temperamento y criterio para gobernar el país más poderoso del mundo”.
Los párrafos anteriores son los iniciales de un artículo muy sonado que publicó la revista digital Progreso Semanal, editada en la Florida, EEUU, sobre el documentado libro de Wolf que ha sido, como se esperaba, un gran éxito editorial en ese país.
Anthony Zurcher, corresponsal en Washington del complejo mediático de la corona británica, la BBC, sintetiza en diez puntos los
señalamientos más controvertidos que provoca el libro de Wolf: (1). Steven Bannon, el exjefe de estrategia de Trump y su antiguo hombre de confianza, califica de “traidor” y “antipatriota” al hijo del mandatario, Donald Trump Jr.
(2). Hubo asombro y consternación en Trump tras su victoria en las presidenciales de noviembre de 2016. Donald Trump Jr le reveló a un amigo que su padre quedó perplejo, se transformó en un Trump incrédulo y luego en un Trump horrorizado. Luego vendría su transformación final en un hombre que creía que lo merecía todo, capaz de ser el presidente de Estados Unidos”.
(3). Trump no disfrutó su toma de posesión por la inasistencia al evento de las personalidades de mayor nivel. Estuvo descontento con el alojamiento en la Casa Blanca, y se le vio peleando con su esposa -que parecía al borde de las lágrimas- enfadado, con hombros encorvados, brazos oscilantes, cejas y labios fruncidos.
(4). Trump encontraba que la Casa Blanca era espeluznante. Pidió una cerradura en la puerta, lo que llevó a un enfrentamiento con el Servicio Secreto que insistía en tener acceso al cuarto.
(5). Ivanka Trump, la hija del presidente, y su esposo, Jared Kushner, supuestamente lograron un acuerdo para que ella se convirtiera en la primera mujer presidenta, según Wolff:
(6). La propia Ivanka, se burlaba de la supuesta “cirugía de reducción del cuero cabelludo” de su padre, incluso con ironía, yendo tan lejos como a burlarse de su cabello ante los demás. A menudo describía a sus amigos la mecánica del peinado de él.
(7). Ni siquiera el personal de más confianza en la Casa Blanca conoce las prioridades de la Administración.
(8). La admiración de Trump hacia el magnate de los medios Rupert Murdoch se hace evidente en el libro pese a que éste en varias ocasiones lo había desdeñado como un charlatán y un tonto.
(9). Murdoch valoró que un enfoque liberal para el otorgamiento de las visas H-1B a trabajadores extranjeros especializados que sean de imperiosa necesidad abre las puertas a inmigrantes y ello podría ser difícil de engarzar con la promesa de construir un muro con México y cerrar las fronteras. Trump pareció indiferente, pero enseguida dijo a Murdoch: ¡Vamos a resolverlo! Y poco después Murdoch murmuró: ¡Qué jodido idiota este! y, encogiéndose de hombros, colgó el teléfono”. (10). Michael Flynn, el ex asesor Seguridad Nacional había sido advertido por amigos que no era buena idea aceptar $45.000 de los rusos por dar un discurso. Más tarde reconoció haber mentido en el marco de la investigación del Departamento de Justicia sobre la supuesta interferencia rusa en las elecciones presidenciales. Según el autor de esta selección de notas sobresalientes del libro, Anthony Zurcher: “A veces ha habido desconexión entre la retórica de Trump y sus acciones. Tal vez porque el Presidente refleja su sensibilidad en los negocios. O simplemente porque se estaba haciendo eco de la opinión del último grupo de personas con quienes se había reunido”.
Febrero 15 de 2018.

Anuncios