PALESTINOS RECHAZAN SOBORNO DE TRUMP
Por Manuel E. Yepe
Especial para el diario POR ESTO! de Mérida, México.
https://manuelyepe.wordpress.com/
El administrador y yerno del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump ofreció $ 50.000 millones en inversiones futuras como soborno para obtener la rendición palestina. En eso consistía su misterioso e hiper propagandizado “acuerdo del siglo”.
Durante décadas, la diplomacia estadounidense ha fracasado por completo en lo que respecta a la solución de esta amarga disputa. Por tanto, era ingenuo esperar que la administración de Trump pudiera tener éxito. Lo más probable era que sus errores y sesgos sólo empeoraran este conflicto histórico. Así ha sido,
Jared Kushner, yerno y asesor principal del presidente Donald Trump en asuntos del Medio Oriente, intentó la semana pasada vender su proyecto de “acuerdo para la paz palestino-israelí”.
El núcleo de la propuesta resultó ser un supuesto plan de inversión extranjera por ese monto a cambio de la aceptación por Palestina de la ocupación permanente de sus tierras ancestrales. Kushner la rebautizó tal oferta como la “oportunidad del siglo”.
En su discurso de formulación de la oferta en una conferencia que tuvo lugar en Barhrein, Kushner afirmó que la paz política depende de un plan económico viable y la prosperidad depende de una solución política a décadas de injusticia contra los palestinos.
El prominente experto irlandés en asuntos internacionales Finian Cunningham (n. 1963) ha revelado en un ensayo que publica la Stratrgic Culture Foundation, que al igual que su suegro en la Casa Blanca, Kushner proviene de un entorno inmobiliario antes de que Trump lo nombrara su principal ayudante en la cuestión palestino-israelí. Durante los últimos dos años, Kushner ha estado trabajando en un “plan maestro” para poner fin al conflicto de ocho décadas de antigüedad. Trump ha calificado el plan de paz de su yerno como el “trato del siglo”.
En Bahrein, la administración Trump dio el primer paso de avance de sus planes de paz. Kushner, de aspecto infantil, presentó su visión de los negocios y la inversión como la supuesta clave para la paz. Invitó a la audiencia a “imaginar” los territorios palestinos en Cisjordania y Gaza llenos de empresas y comercio. Si los palestinos aceptaran la visión de Kushner esa “tierra prometida” empresarial se haría presente.
A lo que se reduce todo esto es a que los palestinos acepten el actual statu quo de la ocupación ilegal por Israel y renuncien a sus reivindicaciones históricas de soberanía estatal. Además, los 50.000 millones de dólares en inversiones que Kushner tenía en mente no son fondos existentes sino apenas promesas de inversión potencial, que tal vez nunca materialicen.
Al igual que su suegro en la Casa Blanca, Kushner proviene de un entorno inmobiliario. Antes de que Trump lo nombrara principal ayudante en la cuestión palestino-israelí, durante los últimos dos años, Kushner ha estado trabajando en un “plan maestro” para poner fin al conflicto de ocho décadas de antigüedad. Ese conflicto ha estado en el centro de la mayoría de las demás disputas y tensiones en la región. Fue Trump quien calificó el plan de paz de su yerno como el “trato del siglo”.
En Bahrein, la administración Trump dio el primer avance de sus planes de paz. Kushner, invitó a la audiencia a “imaginar” los territorios palestinos en Cisjordania y Gaza llenos de empresas y comercios. La “tierra prometida” empresarial llegaría si los palestinos aceptaban la visión de Kushner.
A lo que se reduce todo esto es a que los palestinos acepten el actual statu quo de la ocupación ilegal por parte de Israel y renuncien a sus reivindicaciones históricas de soberanía estatal. Súmese a ello que los $50.000 millones en inversiones que tiene Kushner en mente no son fondos existentessino promesas de inversión potencial que tal vez nunca se cumplan.
En ninguna parte del “trato del siglo” de la administración Trump hay intento alguno de reparar las violaciones históricas de los derechos nacionales palestinos. No se menciona el derecho al retorno de millones de palestinos desplazados por la guerra de 1948 que estableció el estado de Israel. Ni de devolver las tierras anexionadas durante la guerra de 1967. La ocupación ilegal es simplemente un hecho sobre el terreno que debe ser reconocido oficialmente como territorio israelí, según la administración Trump.
Durante una entrevista reciente en Estados Unidos, Kushner afirmó que “los palestinos aún no estaban preparados para el autogobierno”. El supuesto mediador predice que no habrá un Estado palestino, los palestinos deben aceptar su condición de pueblo ocupado mientras se permite al Estado de Israel seguir anexando cada vez más tierras ancestrales palestinas.
Se cree que Kushner tiene inversiones personales en la construcción de nuevos asentamientos israelíes en los territorios ocupados.
No es de extrañar, por eso, que su llamado “trato del siglo” sea un plan de negocios poco profundo, carente de consideraciones históricas y políticas profundas al tiempo que se espera que los palestinos renuncien a sus derechos históricos a la estadidad.
Julio 5 de 2019.
Este artículo se puede reproducir citando al periódico POR ESTO como fuente