LA EVIDENTE FALSEDAD DE LOS ATAQUES SÓNICOS

LA EVIDENTE FALSEDAD DE LOS ATAQUES SÓNICOS
Por Manuel E. Yepe´
La evidente falsedad de los ataques sónicos radica en la demostrada imposibilidad de probar siquiera elementalmente su existencia. El promotor inicial de esta manipulación masiva es el senador estadounidense Marco Rubio, quien aparentemente vendió la idea al presidente Trump y obtuvo su complicidad. Para muchos ha sido claro que Rubio vislumbró que algún hecho o situación real le podría servir para atraer la atención mundial necesaria para devenir centro de un escándalo mundial que lo proyectara como potencial candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos luego del mandato de Trump.
Marco Rubio no ha sido cuidadoso respecto a la discreción que presumiblemente merecía la operación y se enamoró de la idea de promover un clima de histeria masiva en torno a las circunstancias que provocaron las desconocidas afectaciones de salud de las víctimas. En estos días, un grupo de funcionarios gubernamentales de Estados Unidos estuvo en La Habana para examinar el caso con las autoridades cubanas. Tres funcionarios del Departamento de Estado, encabezados por el Secretario Asistente del Hemisferio Occidental, Francisco Palmieri, el subsecretario de Administración, William Todd, y el secretario asistente para Seguridad Diplomática, Michael Evanoff, se reunieron con Carlos Fernández de Cossío y Johana Tablada, director general y subdirectora respectivamente de la Dirección General para EEUU del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex) y debatieron detalles del asunto.
En el Encuentro, Palmieri reiteró su “preocupación” por los supuestos ataques sónicos contra diplomáticos de su país en esta capital y la “imposibilidad” de Cuba de detenerlos.
En declaraciones al periódico Granma, Johana Tablada, precisó que Francisco Palmieri fue recibido por el director general Carlos Fernández de Cossío, y les acompañó la Encargada de Negocios de la Embajada norteamericana en La Habana.
Tablada reiteró que Cuba nunca ha perpetrado ni perpetrará acto alguno contra diplomáticos estadounidenses ni de ningún país, “como debe constarle al Departamento de Estado por la seguridad que siempre han disfrutado sus diplomáticos en Cuba”. Afirmó que se han tomado medidas extraordinarias para reforzar la protección de la Embajada y de las residencias de sus funcionarios y no se ha podido comprobar que haya ocurrido ningún hecho ni entonces ni ahora, precisó Johana Tablada. La diplomática recordó que siempre ha habido seriedad, profesionalismo e inmediatez por parte de las autoridades en el manejo de este tema, lo cual no ha sido correspondido por el Departamento de Estado con transparencia y voluntad de cooperar. Apuntó que ninguna de las personas que supuestamente sufrieron los síntomas de los supuestos ataques sónicos compareció a un hospital cubano al ser convocados. “Tanto en la investigación de los primeros casos como en los reportados en mayo último –a los que se les nombra con interés manipulador “nuevos casos”– Cuba ha mostrado total disposición de cooperar desde el primer momento, al máximo nivel del Estado y el Gobierno del país y se ha trabajado seriamente y en coordinación total con el Minrex, el Ministerio del Interior, el Ministerio de Salud Pública y otros departamentos y agencias cubanas que han tenido contacto con agencias especializadas estadounidenses para buscar las causas y la solución a un problema que aún nadie ha podido demostrar que existió”, resaltó Tablada.
Reiteró que los diplomáticos estadounidenses están seguros en Cuba, que constantemente se ha pretendido dar un uso político y
malintencionado a este tema, como pretexto para justificar las medidas de retroceso que el gobierno de Donald Trump ha tomado sin apoyo de su propio pueblo, como endurecimiento del bloqueo, hostilidad e interés del subvertir el orden político y constitucional de la Isla. “Conocemos también que hay sectores reaccionarios en Estados Unidos que tienen un claro patrón de comportamiento dirigido a propiciar un escenario de confrontación, crear nuevos focos de tensión y fabricar artificialmente condiciones que permitan imponer nuevas medidas de retroceso adicionales a las que ya se han impuesto en los últimos meses”, denunció.
A propósito del evidente interés del Gobierno norteamericano por realzar y mantener el tema en la opinión pública internacional, Tablada reafirmó que Cuba dice una y otra vez que no hubo ataques, que nuestras autoridades han sido históricamente muy celosas con el cumplimiento de la Convención de Viena, muestra de lo cual es la presencia de más de 120 misiones diplomáticas en La Habana sin que se reporte ningún hecho similar, que más de cuatro millones de turistas nos visitan cada año y eso incluye también una cifra récord de norteamericanos alcanzada en el año 2017.
Julio 26 de 2018.

Anuncios

REVELAN MISTERIO DE LOS ATAQUES SÓNICOS

REVELAN MISTERIO DE LOS ATAQUES SÓNICOS
Por Manuel E. Yepe
“A pesar de las incógnitas, por lo que ya sabemos, el reciente aumento de las lesiones cerebrales sufridas por varios diplomáticos
estadounidenses puede haber sido causado no por ataques sónicos de los países anfitriones, sino por sus propios superiores en el Pentágono o por la CIA llevando a cabo algún tipo de programa clandestino para crear súper espías”.
Tal es la revelación contenida en un estudio patrocinado por la Strategic Culture Foundation, un centro de estudios globales con sede en Rusia que ha investigado el trasfondo de los supuestos ataques acústicos contra diplomáticos estadounidenses, primero en Cuba y más recientemente en China.
El estudio concluye que la especulación de que agentes estatales cubanos y chinos podrían haber usado algún tipo de arma sónica contra diplomáticos estadounidenses cae más en el terreno de la fantasía y la ciencia ficción. Las autoridades de ambas naciones niegan la existencia de tal arma y cualquier actividad de este tipo en sus territorios. Los expertos estadounidenses que examinaron a sus diplomáticos evacuados de Cuba no encontraron explicación causal alguna.
Significativamente, sin embargo, el examen por médicos estadounidenses que estudiaron los casos cubanos reveló que todos los individuos pueden haber tenido una experiencia común relacionada con sus lesiones cerebrales.
Es evidente que, en vez de especular sobre la posibilidad de que una agencia extranjera pudiera haber provocado las dolencias de los funcionarios estadounidenses, que como es sabido cumplían tareas de espionaje bajo manto diplomático, debían haber centrado sus sospechas en su propio bando. Es decir, haber precisado si estos individuos habían sido sometidos a algún entrenamiento de alta tecnología dirigido por el Pentágono o la CIA.
Se ha sabido que la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa del Pentágono (DARPA, por sus siglas en inglés) está investigando dispositivos de estimulación cerebral para mejorar grandemente la capacidad de aprendizaje de sus agentes.
El año pasado, DARPA reportó el uso exitoso de dispositivos
transcraneales de Estimulación por Corriente Directa (TDCS) para incrementar las habilidades cognitivas en monos experimentales. Se reportó que los sujetos que recibieron tratamiento con tales dispositivos atados a la cabeza mostraron un aumento significativo del aprendizaje y la inteligencia en comparación con individuos que no recibieron el tratamiento. DARPA reportó un aumento del 40 % en la capacidad de aprendizaje entre los monos macacos sometidos al dispositivo de estimulación cerebral.
Según uno de los principales investigadores del programa: “En este experimento, apuntamos a la corteza pre frontal del cerebro con montajes de estimulación no invasiva individualizados. Esa región cerebral controla muchas funciones ejecutivas, incluyendo la toma de decisiones, el control cognitivo y la recuperación de la memoria contextual. Está conectado a casi todas las otras áreas corticales del cerebro, y estimularlo tiene efectos generalizados”.
El aspecto positivo es que el Pentágono busca impulsar la inteligencia y el aprendizaje en humanos, algo que no es nada nuevo. Durante décadas, las agencias estadounidenses de inteligencia militar, así como Hollywood en sus películas de ciencia ficción, han acariciado la idea de aprovechar el cerebro humano y explotar los niveles cada vez mayores de su inteligencia.
Pero la búsqueda una inteligencia superior puede muy bien tener efectos secundarios perjudiciales imprevistos. Obsérvese que el investigador del Pentágono anteriormente citado dijo que la
estimulación de la corteza pre frontal del cerebro podría tener “efectos de amplio alcance”. Estos efectos, además de aumentar la inteligencia y habilidades de aprendizaje, podrían ser letales, dado que el área del cerebro objetivo del experimento es crucial para el control de las “funciones ejecutivas”.
Se sabe que la CIA ha llevado a cabo programas de drogas e hipnosis como el famoso MK-ULTRA en las décadas de 1950 y 1960 cuyo objetivo era encontrar “súper espías” y “súper asesinos”.
Se conoce que el Pentágono, en investigaciones recientes, ha estado utilizando dispositivos electrónicos de estimulación cerebral para mejorar el rendimiento cognitivo de los monos. Por tanto, es concebible que también haya llevado a cabo experimentos de
investigación inéditos en seres humanos.
En ningún momento de la fase investigativa se han precisado datos acerca de las asignaciones de trabajo de los “diplomáticos” afectados en Cuba y China. Ni siquiera se conocen sus identidades. Probablemente todos estaban involucrados en tareas de espionaje.
Parece poco probable que el Pentágono o el personal afectado declare públicamente que fueron sometidos a algún dispositivo de estimulación cerebral. En cualquier caso, el personal podría ser silenciado fácilmente mediante advertencias sobre las perspectivas de carrera u otros métodos represivos, administrativos o militares.
Julio 19 de 2018.

LA MAGNA MISIÓN DEL FORO DE SAO PAOLO

LA MAGNA MISIÓN DEL FORO DE SAO PAOLO
Por Manuel E. Yepe
“Impedir la liberación de Lula en Brasil, dictar orden de captura contra Rafael Correa en Ecuador, amenazar con cárcel a Cristina en Argentina, acorralar a Daniel Ortega en Nicaragua, incriminar al paraguayo Lugo, desplegar una ofensiva en todos los planos contra Nicolás Maduro en la República Bolivariana de Venezuela, y centrar fuegos contra Cuba”. En apenas estas cuatro líneas el periodista y escritor peruano Gustavo Espinoza M. sintetiza el difícil situación por la que atravesaba la izquierda latinoamericana en los albores de la XXIV reunión del Foro de Sao Paolo que se está celebrando en La Habana del 15 al 17 de julio.
El Foro de Sao Paulo es un mecanismo de concertación de partidos y movimientos políticos de izquierda y progresistas de América Latina y el Caribe. Es un espacio de convergencia, debate y acción conjunta fruto del Encuentro de Partidos y Organizaciones Políticas de Izquierda de América Latina y el Caribe, que tuvo lugar en 1990 bajo el auspicio del Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil, a partir de una iniciativa del conductor histórico de la revolución cubana, Fidel Castro Ruz y el líder del Partido de los Trabajadores de Brasil (PT), Luiz Inácio Lula da Silva.
Además de los encuentros que realiza en plenaria, el Foro lleva a cabo un promedio de cinco reuniones anuales de su Grupo de Trabajo, organiza conferencias, seminarios y talleres sobre diversos temas, celebra intercambios con fuerzas políticas y sociales de África, Asia, Medio Oriente, Europa y Norteamérica, y a su vez participa en los Encuentros del Foro Social Mundial, el Foro Social Américas y el Foro Social Europeo.
El FSSP desarrolla una amplia y multifacética agenda que ha acogido temas como la crisis capitalista mundial y su impacto en América Latina y el Caribe; las nuevas formas de dominación política, económica, social y cultural del imperialismo, con énfasis en el imperialismo norteamericano y su proyección hacia la región; el incremento de las agresiones, las ocupaciones y las bases militares foráneas; la lucha contra el colonialismo; construcción de nuevos paradigmas emancipadores; fomento de la integración, la cooperación y la concertación caribeña y latinoamericana, y la solidaridad con las luchas de sus miembros, así como a las luchas de aquellas fuerzas políticas y sociales de otras regiones.
El FSSP fue constituido para concertar los esfuerzos de los partidos y movimientos de izquierda en el Sur del hemisferio en el complejo escenario internacional después de la caída del Muro de Berlín y contrarrestar las consecuencias del neoliberalismo para los pueblos de los países de Latinoamérica y el Caribe mediante apoyo reciproco entre sus miembros.
En la fecha de su fundación en 1990, el único miembro que ejercía poder ejecutivo en país soberano era el Partido Comunista de Cuba. Veinte años después, la mayoría de los países integrantes del Foro han accedido por algún período de tiempo, mediante las urnas, a ejercer gobierno o siendo parte de coaliciones oficialistas. Varios, además han llegado a constituir la primera fuerza opositora en sus
respectivas naciones.
La elección del militar revolucionario Hugo Chávez en 1998 en Venezuela fue la primera vez que llegó al poder un partido integrante del Foro de Sao Paulo.
Después vinieron los triunfos del Partido de los Trabajadores de Brasil en 2002 con Luiz Inácio Lula da Silva; el Frente Amplio en Uruguay en 2004 con Tabaré Vázquez; el Movimiento al Socialismo con Evo Morales en Bolivia en 2005; Michelle Bachelet del Partido Socialista de Chile en 2006; Rafael Correa por Alianza PAIS en Ecuador en 2006; Daniel Ortega por el Frente Sandinista de Liberación Nacional de Nicaragua en 2006; Fernando Lugo por la Alianza Patriótica para el Cambio (hoy Frente Guasú) en Paraguay en 2008; José Mujica por el Frente Amplio en Uruguay en 2009, Mauricio Funes del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional de El Salvador en 2009, Dilma Rousseff por el Partido de los Trabajadores de Brasil en 2010, Ollanta Humala por el Partido Nacionalista de Perú en 2011; Nicolás Maduro del Partido Socialista Unido de Venezuela en 2013. En 2014, Michelle Bachelet ganó otra vez las elecciones y en 2014 lo hizo Salvador Sánchez Cerén, del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional en el Salvador.
Sin embargo, luego de esta sucesión de éxitos siguió una intensa ofensiva contrarrevolucionaria que pudiera haber tenido fin con la reciente victoria electoral de Andrés Manuel López Obrador al frente del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), en alianza con los partidos del Trabajo y del Encuentro Social, que pudiera ser punto de viraje en el acontecer político continental.
Con un prestigio que descansa esencialmente en su honradez y un programa que se ajusta a “las esperanzas de México”, como reza su lema electoral, todo hace pensar que la gran victoria de Andres Manuel López Obrador ha llegado en el momento preciso para salvar, no solo a México sino a América toda de la ola derechista.
El Foro de Sao Paolo tiene la palabra.
Julio 16 de 2018.

MÉXICO VUELVE A SU LUGAR EN LA VANGUARDIA

MÉXICO VUELVE A SU LUGAR EN LA VANGUARDIA
Por Manuel E. Yepe

¡México y Latinoamérica están de fiesta! ¡México eligió un Presidente a la altura de su papel en la historia!
Una amplia victoria electoral, arrolladora e inobjetable, convirtió a Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en el próximo Presidente de los Estados Unidos de México. Su candidatura fue presentada por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), partido fundado por él y el de más reciente registro nacional, formando la alianza Juntos Haremos Historia con los partidos del Trabajo y del Encuentro Social. Su prestigio descansa principalmente en su honestidad y su lema electoral, ya hecho realidad, es “la esperanza de México”.
La victoria popular de AMLO en la patria del cura Hidalgo, Benito Juárez, Emiliano Zapata, Pancho Villa y Lázaro Cárdenas constituye un hito en la historia política de América Latina y el Caribe e inclina significativamente la balanza de poder a favor de las luchas populares, la unidad de América Latina y el apoyo a los gobiernos progresistas contra el neoliberalismo.
El ascenso de un gobierno popular cuya política exterior presagia una lucha constante en defensa de la soberanía, la independencia, la no intervención y la solución pacífica de los conflictos articula con la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz acordada por la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) en su II Cumbre de La Habana, instrumento vital para la defensa de la paz en la región.
La inseguridad y la violencia; las desigualdades sociales y la pobreza, todo unido a la corrupción galopante y la tensa relación con Estados Unidos, cuyo presidente ha amenazado con construir un muro en la frontera con México para aislarse del mundo y hacerlo por cuenta del erario mexicano, son algunos de los retos más urgentes y arduos que deberá enfrentar AMLO al asumir la presidencia de México el primero de diciembre, tras una transición que será de cinco meses. En lo que respecta a las relaciones de México y Latinoamérica en general con el vecino del norte, siempre resuena el proverbio “¡Pobre México!, tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos!” y ahora se recuerda el profético estudio publicado por AMLO en abril de 2017 en Le Monde Diplomatique, acerca de la estrategia que llevaría a Donald Trump a la presidencia en Estados Unidos y la situación que se crearía para México bajo su presidencia:
“Hace alrededor de dos años el futuro presidente (Trump) y sus asesores comenzaron a estudiar de manera sistemática el ánimo de los estadounidenses. Entre los sentimientos más frecuentes encontraron la decepción, la irritación, la ira, la tristeza y la desesperación. Bastaba aprovechar este humor general, convertirse en su portavoz y avanzar en su interpretación con la esperanza de impregnar a toda la sociedad.
“Mucho antes de la asunción de Trump, era evidente que su campaña antimexicana no se originaba en un análisis económico de su país, sino que obedecía (y obedece) al interés político de sacar provecho del sentimiento nacionalista estadounidense”.
El flamante presidente electo de México promete cortar el “copete de los privilegios”, terminar con la “mafia del poder”, acabar con la corrupción mediante el ejemplo y dar prioridad a los pobres. Este hijo de comerciantes, nacido el 13 de noviembre del 1953 en Tepetitán, estado de Tabasco, y conocido como AMLO por sus iniciales, encarna para muchos mexicanos el anhelo de cambio.
Es un líder de masas que transmite seguridad y confianza en su discurso. A un solo llamado suyo, decenas de miles de personas llenan las plazas públicas.
Desde el punto de vista ideológico no es fácil encasillarlo, pero generalmente la prensa y la gente lo conceptúan como un político de izquierda o como un político honesto.
En lo económico apuesta por el mercado interno, fijar precios de garantía para el campo y revisar la apertura al capital privado del sector del petróleo.
En lo social AMLO busca reducir las desigualdades pero evita pronunciarse en temas que entrarían en una agenda tradicional de izquierda, como el aborto y los matrimonios homosexuales.
Después de haber perdido en las elecciones del 2006 y el 2012, en la actual campaña moderó su discurso para atraer a sectores que antes desconfiaban de su prédica progresista pero nunca se deslizó más allá de su identificación con los humildes.
De hecho, propone un cambio comparable con las grandes
transformaciones de la historia como la Revolución Mexicana del 1910, forma parte del sistema político.
Ha declarado que se inspira en los padres de la patria, que dejaron lecciones para luchar por la justicia, por la democracia, por la soberanía nacional.
Julio 5 de 2018.

LOCURA RUSOFÓBICA AFECTA A ESTADOS UNIDOS

LOCURA RUSOFÓBICA AFECTA A ESTADOS UNIDOS
Por Manuel E. Yepe

Jack F. Matlock Jr, embajador de Estados Unidos en la Unión Soviética de 1987 a 1991, llamó a la ciudadanía de su país a poner fin a la locura rusofóbica que domina al Congreso y a muchos de los medios de comunicación de Norteamérica en un artículo publicado recientemente en varios medios de prensa estadounidenses.
Cita como ejemplo flagrante de ello, al editorial principal del New York Times del 17 de febrero titulado “Deje de permitir que los rusos se salgan con la suya, Sr. Trump”, en el cual los editores del periódico repudian a Rusia por interferir en las elecciones de Estados Unidos y demandan mayores sanciones contra ésta “para proteger la democracia estadounidense”.
“Nunca se me había ocurrido que nuestro sistema político, sin duda disfuncional, fuera tan débil, subdesarrollado y enfermo que con ineptas acciones en la Internet podría ser dañado” dice Matlock. Pero el New York Times no es el único acusado. La mayoría de los demás medios de prensa en de Estados Unidos, electrónicos e impresos, han seguido esta línea. “Cada vez más, tanto en el Congreso como en los medios, se ha aceptado como un hecho la interferencia de Rusia en las elecciones de 2016”.
Entre las acciones rusas que han disgustado al establishment estadounidense y ahora se quieren presentar como hechos que han contribuido desde Rusia al ascenso de Trump, está la creación por el gobierno ruso de un sofisticado servicio de televisión (Russia Today o RT) que proporciona entretenimiento, información y propaganda a audiencias extranjeras, incluyendo a la de Estados Unidos. La magnitud de sus televidentes quizás sea varias veces inferior a la de los grandes medios de Estados Unidos pero indudablemente ha venido a debilitar el monopolio informativo que han tenido los medios occidentales y ha tenido una acogida enorme dondequiera, sin excluir a Estados Unidos.
Los líderes rusos, como la mayoría de los de los demás países del mundo pensaron que Clinton sería elegida, pero algunos altos funcionarios rusos expresaron su preferencia por la candidatura de Trump a raíz de que la Secretaria de Estado, Hillary Clinton, comparara a Hitler con el Presidente Putin e instara a una
intervención militar más activa de Estados Unidos en el extranjero, mostrando un tono rusofóbico contrastante con el de Donald Trump, que entonces se pronunciaba en favor de la cooperación con Rusia en vez de tratarla como a un enemigo, explica Matlock.
Nadie parece haber hecho ni un estudio, siquiera superficial, del efecto que tuvieron las acciones rusas en la votación. No hay pruebas de que las actividades rusas hayan tenido un impacto tangible en el resultado de las elecciones, sostiene Matlock.
Pero el hecho más importante, oscurecido por la histeria anti Rusia, es que fueron los estadounidenses quienes eligieron a Trump bajo los términos establecidos en la Constitución; los estadounidenses crearon el Colegio Electoral, que permite que un candidato con una menos de votos populares se convierta en presidente, y son ellos los que manipulan los distritos electorales a favor de un partido político determinado cuando ello conviene al sistema.
La Corte Suprema emitió la infame decisión que permite el
financiamiento corporativo de los candidatos a cargos políticos. Los estadounidenses crearon un Senado que es todo menos democrático, ya que da una representación desproporcionada a los estados con poblaciones relativamente pequeñas. Fueron los senadores
estadounidenses quienes establecieron procedimientos no democráticos que permiten a minorías, bloquear una legislación o confirmar los nombramientos.
Para Matlolck, el solo hecho de que los estadounidenses mismos hayan sido quienes eligieron su sistema electoral no significa que la elección de Trump sea buena para el país. En su opinión, las elecciones presidenciales y legislativas de 2016 representaron un peligro inminente para la nación. Han creado desastres potenciales que pondrán severamente a prueba los frenos y contrapesos incorporados en la Constitución. Esto es especialmente cierto hoy cuando ambas cámaras del Congreso están controladas por el Partido Republicano, que a su vez representa menos votantes que el partido de la oposición. Matlock asegura que él no votó por Trump, pero cree que la imputación de que las acciones rusas interfirieron en las elecciones, o dañaron la calidad de la democracia en el país es ridícula, patética y vergonzosa. “Y debería añadir peligrosa porque hacerse enemigo de Rusia, la otra superpotencia nuclear, se acerca más a la locura política que cualquier otra cosa que se me pueda ocurrir”.
El ex embajador estadounidense concluye su artículo llamando a sus coterráneos a desistir de la actual locura rusofóbica y animar a los Presidentes Trump y Putin a restablecer la cooperación en cuestiones de seguridad nuclear, la no proliferación, el control de materiales nucleares y la reducción de armas atómicas, temas que son de vital interés tanto para Estados Unidos como para Rusia.
Junio 25 de 2018.

ELECTA PRESIDENTA EN LA ONU SIN AVAL YANQUI

ELECTA PRESIDENTA EN LA ONU SIN AVAL YANQUI
Por Manuel E. Yepe

Aunque se trata de un cargo electivo con más importancia ceremonial que política, las circunstancias de la elección de la persona llamada a encabezar las reuniones del órgano supremo de la ONU ha tenido una gran resonancia en los medios diplomáticos de todo el mundo. Con una votación de 128 países a favor y 62 en contra, la ministra ecuatoriana de relaciones exteriores María Fernanda Espinosa fue electa presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas para el 73º periodo de sesiones de la máxima instancia de la organización internacional, desde septiembre de 2018 hasta el propio mes de 2019. La Agencia Latinoamericana de Información (ALAI) con sede en Ecuador, que se dedica a la difusión de información y la defensa del derecho a la comunicación, investigación y capacitación de expertos de las organizaciones sociales en los procesos de comunicación de America Latina, destaca que Espinosa, de 53 años, se convirtió en la primera mujer de América Latina y cuarta a nivel mundial en ocupar esa designación en los 73 años de vida de la organización mundial. Según la ALAI “esta elección ha constituido un revés para el gobierno de Estados Unidos que no veía con buenos ojos el perfil progresista de la canciller Espinosa que en los últimos once años ocupó altos cargos durante el gobierno de Rafael Correa y fue designada Canciller por el presidente Lenin Moreno, quien ganó las elecciones con un programa que contemplaba la continuación de la Revolución Ciudadana encabezada por Correa, a la cual más tarde Moreno le ha dado las espaldas”. La elección de Espinosa constituye un reconocimiento a la política exterior del Ecuador de los últimos años que ha sido reconocida internacionalmente cuando ha sido designado como presidente del G77 más China (2017). Asimismo, Ecuador preside, junto con Sudáfrica, un grupo de trabajo en el Consejo de Derechos Humanos, que busca establecer un instrumento jurídico vinculante para regular a las transnacionales, entre otros loables propósitos.
Washington estuvo moviendo sus hilos de influencia para cerrar el camino de la candidatura ecuatoriana. Apoyó abiertamente la
candidatura de la hondureña Mary Elizabeth Flores Flake, hija del ex presidente Carlos Flores Facussé que se formó en universidades de Estados Unidos.
La embajadora de EEUU ante la ONU, Nikki Hale, se reunió con el presidente Juan Orlando Hernández con este propósito cuando visitó Honduras en febrero de este año para agradecer el voto de Honduras favorable a la resolución que reconoce a Jerusalén como capital de Israel sin tomar en cuenta a Palestina.
Por cierto, esta decisión impulsada por Washington, fue una de las razones que contribuyeron a la derrota de Flores en la elección para presidir la Asamblea General de Naciones Unidas.
La elección de Espinosa constituye también – admite ALAI– un revés para la derecha ecuatoriana representada por los partidos Creando Oportunidades (CREO) y Social Cristiano (PSC) que siempre han estado prestos a seguir la política estadounidense. En las últimas semanas, con el concurso de los grandes medios privados y de diplomáticos de derecha, se desplegó una campaña nunca antes vista por su intensidad contra la Canciller Espinosa, en la prensa y las redes sociales digitales, basada en acusaciones oprobiosas en la que no se
escatimaron contra ella epítetos tales como “castrochavista”, “sandinista”, etc.
A fin de perjudicar la candidatura de Espinosa en Naciones Unidas, CREO y el PSC intentaron infructuosamente enjuiciar políticamente en la Asamblea Nacional a la Canciller Espinosa por “incumplimiento de funciones”.
“Sensible como lo es a las presiones mediáticas, el presidente Lenin Moreno no tardó en hacer un guiño a dicha campaña. A su estilo y con un golpecito bajo a Espinosa, Moreno se desmarcó de la decisión de haber entregado la ciudadanía ecuatoriana a Julian Assange, refugiado en la Embajada ecuatoriana en Reino Unido que era precisamente uno de los temas centrales del pretendido juicio político a Espinosa como también de la campaña mediática”.
María Fernanda Espinosa dedicó su elección “a todas las mujeres del mundo que hoy participan en política, que se enfrentan a los ataques políticos y mediáticos marcados por el machismo y la discriminación”, según señaló la diplomática ecuatoriana en el discurso que pronunció en Naciones Unidas tras su designación.
Dijo que uno de sus mayores desafíos será acompañar la implementación de las reformas del Sistema de Naciones Unidas. “Tenemos el reto de construir una organización más fuerte y eficiente. El fortalecimiento del multilateralismo no es una opción, es una obligación. Es urgente que las Naciones Unidas muestren capacidad para responder a los principales desafíos globales, y que la organización se acerque más a la gente, señaló Espinosa.
Junio 11 de 2018.

UN TIROTEO LLENÓ LA COPA Y HAY QUE VACIARLA

UN TIROTEO LLENÓ LA COPA Y HAY QUE VACIARLA
Por Manuel E. Yepe
Exclusivo para el diario POR ESTO! de Mérida, México.
https://manuelyepe.wordpress.com/
El tiroteo que se desató a mediados de marzo en el complejo
estudiantil de Parkland, en el estado de Florida, con saldo mortal de 17 personas entre estudiantes y profesores, fue recibido en Estados Unidos con algo así como una fatalidad con la que la ciudadanía estaba llamada a familiarizarse. Cuando aun aullaban ambulancias con su carga de cadáveres y sobrevivientes en dirección a los hospitales, las autoridades del país, el estado y las del propio centro comenzaron a hacerse patentes plegarias y lamentos expresando profundo pesar y congoja por lo ocurrido.
Alguna que otra voz se alzó para condenar los hechos sin aventurarse a culpar a alguien o algo por el horrible crimen. Paul Ryan, líder republicano en el Congreso estadounidense y segundo en la sucesión presidencial (después del vicepresidente), advirtió contra reacciones impensadas demasiado sensibleras.
Pero, sorprendentemente ocurrió algo extraño: los estudiantes del Preuniversitario Marjory Stoneman Douglas en una concertación que convocaron al efecto, se pronunciaron contra la inacción oficial. “Cada persona que está aquí hoy, toda esta gente, debía estar afligida en su casa. Pero, por el contrario, hoy estamos aquí unidos, porque si todo lo que pueden hacer nuestro gobierno y nuestro presidente es darnos a conocer su pesar y sus oraciones pensamos que es hora de que las víctimas sean la motivación de los cambios que necesitamos ver”, dijo entre sollozos y lágrimas la estudiante Emma González a nombre de todos.
“Los políticos que permanecen en sus dorados curules de la Cámara y el Senado, financiados por la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés) diciéndonos que nada pudo hacerse para evitar esto que nosotros llamamos mierda”, dijo la líder estudiantil.
La transmisión de su discurso se cortó, pero esa última frase de las palabras de Emma se convirtió en el eslogan clamando por el control de las armas que encabezaría los planes para una próxima huelga nacional estudiantil y una marcha sobre Washington.
Un enjundioso artículo de George Zornick, editor de The Nation, argumenta acerca de lo aceleradamente que se está desmitificando el poderío de la NRA como escudo protector de la libertad de compraventa de armas en Estados Unidos.
Como prueba de ello, Zornick comenta que en noviembre último, en Virginia, la NRA patrocinó a Ed Gillespie como candidato republicano a gobernador del estado y fue ampliamente derrotado. Apoyó a 13 candidatos que competían reñidamente por asientos en la Cámara de Representantes del Congreso estadual y 12 de ellos fracasaron, en tanto que el otro ganó muy apretadamente.
A nivel del estado de Virginia, los defensores del control de armas han podido obtener la aprobación de resoluciones y medidas que luego el congreso estadual no ha promulgado, aunque hay que tomar en cuenta que esto ocurrió cuando el movimiento no tenía la fuerza que logró tras la masacre de Sandy Hook en 2012 cuando se estructuraron los mayores grupos favorables al control de armas.
Debe tenerse en cuenta que los políticos demócratas, hasta hace poco, jamás se pronunciaban contra el control de armas por temor al acaudalado grupo de presión congresional de la ANR.
“Por las características de nuestro osificado sistema político, y especialmente con Trump en la Casa Blanca agradeciendo a la ANR los 30 millones de dólares donados a su campaña, Estados Unidos jamás aprobará una legislación para el control de armas. Pero mientras se espera el momento para elegir un nuevo congreso y un nuevo presidente, algo se puede hacer considerando que los fabricantes de armas valoran por sobre todas las demás cosas, incluso más que la vida humana: el dinero”, dice Zornick.
El periodista de The Nation llama a los activistas a contribuir a propinar un golpe decisivo a esos traficantes retirándoles respaldo financiero o comercial a sus empresas hasta convertir a las armas en un negocio inviable. En 2013, la Caja de Retiros de los Maestros del estado de California votó por deshacerse de millones de dólares en acciones de fabricantes de armas. Lo mismo hizo en 2016 el Fondo de Pensiones de los Empleados Públicos de la Ciudad de Nueva York que también retiró los fondos de otros grandes almacenes de efectos deportivos que comercian armas.
Actualmente los colosos de las armas están repletos de deudas y enfrentan un declinar de la demanda de sus consumidores. Se han habilitado centros como el GoodbyeGunStocks.com, para informar sobre entidades almacenistas que comercian armas para orientar a los activistas ávidos de boicotear a aquellas que lo hacen.
Los incesantes tiroteos que asesinan inocentes han llenado la copa de la resistencia de la ciudadanía estadounidense. Se está agotando su capacidad de asimilación y si ese gigante se levanta no sería raro que el negocio de las armas se vea obligado a iniciar, más temprano que tarde, un conteo regresivo en Estados Unidos y en todo el mundo. Mayo 31 de 2018.

RESURGE EL INDEPENDENTISMO EN CALIFORNIA

RESURGE EL INDEPENDENTISMO EN CALIFORNIA
Por Manuel E. Yepe

Ante las locuras (o idioteces) del actual Presidente de Estados Unidos y las oscuras perspectivas que ofrecen a la ciudadanía sus eventuales sucesores, conviene recordar que la secesión no es asunto que concierna solamente a la historia de Norteamérica, sino que es una cuestión sociológica y política sumamente actual.
Dos aventuras épicas cinematográficas: “Lo que el viento se llevó”, filmada en 1938 y “Cold Mountain”, exitosa novela llevada al cine en 2003, tomaron la guerra de secesión para conformar sus tramas y rivalidades, así como para denunciar las pavorosas acciones de ambos bandos en rechazo a la locura de una posible nueva guerra fratricida en Estados Unidos.
Técnicamente, si California, que es el estado más rico de Estados Unidos, quisiera independizarse, tendría que superar dos filtros: el de la propia Constitución de California y el de la Constitución de Estados Unidos.
El movimiento independentista californiano existe legalmente desde 2014 y tiene su principal exponente en una organización que lleva por nombre Yes California (California por el Sí). No es un partido político ni tiene diputados, pero ya es apodado Calexit (recordando al Brexit en Gran Bretaña) y cuenta con un apoyo que supera el 25% de la población activa.
Por el momento. el Calexit no se proclama heredero de los colonos americanos que, tras alzarse el 14 de junio de 1846 contra las autoridades mexicanas, proclamaron una efímera República de California independiente a la que renunciaron a regañadientes a cambio de aceptar la anexión a Estados Unidos. Por eso no es desechable la idea de que algún día los independentistas sean californianos hispanos, y que tengan como agravio motivador de su surgimiento el Tratado de Guadalupe de 1848 por el cual Estados Unidos le arrebató a México -entre otros territorios- el de la actual California, donde impusieron el idioma inglés.
La legitimidad económica de California como nación autónoma estaría sustentada en que hoy paga unos 100.000 millones de dólares más que lo que recibe de financiación estatal, lo que hace que su argumento en lo económico sea visto como un asunto de derechos humanos, dado que “la Declaración Universal sobre éstos fija en su artículo 20 que nadie puede ser obligado a pertenecer a una asociación” y su “derecho de autodeterminación” estará siempre por encima de la ley de EEUU. Por lo tanto, no habría necesidad de una enmienda constitucional para separarse de Estados Unidos e integrarse en la comunidad
internacional, en la que sin dudas habrían de ser reconocidos de inmediato.
En 2016, Red Guard, un grupo autoproclamado comunista de Austin, Texas, causó un gran revuelo tras posicionarse al frente de una manifestación del movimiento antirracista “Black Lives Matter” con banderas rojas y portando fusiles. Anunciaba su decisión de luchar, contra la extensión del fascismo en Estados Unidos.
El enfrentamiento en las calles no alcanzó matices violentos, pero se trasladó a las redes sociales como reflejo de la escalada de las tensiones sociales que vivía el país mientras Washington seguía andando por el mundo estimulando ánimos secesionistas que eran parte del esquema imperialista destinado a derrocar gobiernos extranjeros inconvenientes para su política exterior.
Sin embargo, en los propios Estados Unidos comenzaban a exaltarse parecidas aspiraciones al ejercicio de la soberanía por parte de quienes fueron los primeros pobladores y verdaderos dueños del territorio que hoy forman buena parte de los estados que integran la unión norteamericana.
El movimiento independentista “Yes, California”, realizó el 21 de noviembre último la primera acción legal hacia la secesión de California de la Federación de Estados Unidos al presentar al fiscal general del estado una propuesta de convocatoria a una votación encaminada a ese objetivo.
La idea separatista debe reunir suficiente apoyo preliminar en una votación que debe tener lugar en noviembre de 2018. Para que se celebre ese referéndum, el movimiento “Yes, California” deberá recoger medio millón de firmas.
Si la iniciativa prospera por contar el “Calexit” con el apoyo exigido, los californianos irán a las urnas en la primavera de 2019 para una votación histórica que decidiría si California debe salir o no de la Unión. El plebiscito se fundamentaría en el artículo dos de la constitución de ese estado que indica la forma en que la ciudadanía del territorio puede decidir sobre su pertenencia a Estados Unidos. Cuando en enero de 2008, el entonces Presidente George W. Bush se declaró jubiloso porque “los kosovares son ahora independientes” y recordó que eso era “algo que he defendido junto a mi Gobierno”, varios de sus aliados le advirtieron a Estados Unidos del peligro que ese pronunciamiento representaba para la comunidad internacional, el Consejo de Seguridad, la Unión Europea y la integridad territorial de los propios Estados Unidos de América.
Mayo 29 de 2018.

ENTRE TRUMP Y EL ESTADO PROFUNDO

ENTRE TRUMP Y EL ESTADO PROFUNDO
Por Manuel E. Yepe

En el léxico político de Estados Unidos se ha puesto de moda, a partir de la presidencia de Donald Trump, el concepto misterioso de “Estado profundo o Deep State “, entendido éste como especie de adversario místico que el gabinete del presidente debe enfrentar.
El término se ha utilizado para referirse a una supuesta red de funcionarios públicos que opera secretamente para impedir que Trump lleve adelante sus políticas. La expresión se utiliza también para aludir a un poder fáctico de empleados públicos cuya estadía en sus cargos escapa a la voluntad presidencial.
Pero su definición varía según quien la utilice. Generalmente implica la existencia de una nebulosa secreta e invisible que opera desde las entrañas del gobierno y que sería la responsable de las filtraciones de información sensible desde oficinas públicas, incluso las de inteligencia y las de asesores y analistas subordinados de manera directa al Presidente.
“El Estado profundo tiene que parar con su mierda”, dijo Roger Stone, viejo asesor político de Trump, a la revista The New Yorker en vísperas de la investidura del presidente el 20 de enero.
Se refería a información publicada por el diario The New York Times, citando a funcionarios estadounidenses, que indicaba que el FBI, la CIA y otras agencias de inteligencia investigaban a Stone y otros colaboradores de Trump por supuestos vínculos con Rusia.
Stone negó haber tenido esos nexos, y responsabilizó al “Estado profundo” por la información divulgada.
Diferentes medios que apoyan al gobierno han manejado el concepto, sobre todo luego que se diera a conocer que el consejero de seguridad nacional, Michael Flynn, había ocultado datos sobre sus contactos con Rusia que, divulgados por la prensa, condujeron a que éste tuviera que renunciar poco después de asumir el cargo.
“El Estado profundo nunca duerme. Siempre está haciendo algo para socavar a la administración de Trump”, indicó un artículo en Breitbart News, un sitio web de derecha cuyo fundador y ex ejecutivo, Stephen Bannon, polémico hombre de confianza de Trump acusado reiteradamente de antisemitismo y racismo que se desempeñó como estratega en jefe de la Casa Blanca.
“El Estado profundo está aquí”, escribió una semana antes Ed Rogers, un columnista republicano en su columna del diario The Washington Post. “Es un fenómeno preocupante tener a las organizaciones anti-Trump y funcionarios demócratas alineados conspirando para trabajar activamente contra el gobierno en ejercicio”, advirtió. Sin embargo, no faltan analistas que rechazan que en EEUU pueda haber un “Estado profundo” actuando en las sombras. “El término surge de una especie de teoría conspirativa que no capta lo que es una tensión normal entre burócratas que manejan durante años programas políticos y que pueden llegar a querer cambiar las cosas por sí mismos”, opina Gordon Adams en BBC Mundo.
A juicio de gran número de analistas las acciones del “Estado Profundo” que agobian a Trump derivan de la contradicción básica entre el gobierno federal y el poder invisible de los militares y las corporaciones definido por el ex presidente Dwight Eisenhower como Complejo Militar e Industrial. Esta tensión se manifiesta, por ahora, como un enfrentamiento entre la Casa Blanca y la comunidad de inteligencia, en el que esta última actúa, por definición, de forma reservada.
Cuando era estratega principal de Trump, Steve Bannon definió como meta del gobierno la deconstrucción del Estado administrativo que -a su entender- había sido montado por la izquierda política para defender sus intereses mediante regulaciones burocráticas que ahora deben ser corregidas.
“Si se observan los nombramientos para el gabinete, verán que fueron efectuados con un objetivo de lograr la deconstrucción del Estado administrativo”, explicó Bannon en una reunión con políticos conservadores.
Prueba de ello es que muchas personas elegidas por Trump para su gabinete han tenido posiciones encontradas con las que
tradicionalmente se asignan a los departamentos para los que fueron nombrados.
Por ejemplo, para la agencia de protección ambiental escogió a alguien con intereses ligados a la industria de combustibles fósiles que duda de la existencia del cambio climático; como secretaria de Educación seleccionó a una millonaria enemiga de la enseñanza estatal y de las escuelas públicas. Para el Departamento de Salud escogió a un médico que cree que el problema es que “hay demasiado involucramiento del gobierno en la atención sanitaria”.
Hay quienes valoran que este conflicto de intereses entre altos mandos del gobierno y directivos del funcionariado público avala la existencia de un “Estado profundo” que opera contra Trump por su condición de dirigente impredecible, ignorante e incapaz de cumplir el encargo de las fuerzas dominantes del sistema… y mucho menos el mandato de la ciudadanía.
Mayo 25 de 2018.

ENTRE TRUMP Y EL ESTADO PROFUNDO

ENTRE TRUMP Y EL ESTADO PROFUNDO
Por Manuel E. Yepe

En el léxico político de Estados Unidos se ha puesto de moda, a partir de la presidencia de Donald Trump, el concepto misterioso de “Estado profundo o Deep State “, entendido éste como especie de adversario místico que el gabinete del presidente debe enfrentar.
El término se ha utilizado para referirse a una supuesta red de funcionarios públicos que opera secretamente para impedir que Trump lleve adelante sus políticas. La expresión se utiliza también para aludir a un poder fáctico de empleados públicos cuya estadía en sus cargos escapa a la voluntad presidencial.
Pero su definición varía según quien la utilice. Generalmente implica la existencia de una nebulosa secreta e invisible que opera desde las entrañas del gobierno y que sería la responsable de las filtraciones de información sensible desde oficinas públicas, incluso las de inteligencia y las de asesores y analistas subordinados de manera directa al Presidente.
“El Estado profundo tiene que parar con su mierda”, dijo Roger Stone, viejo asesor político de Trump, a la revista The New Yorker en vísperas de la investidura del presidente el 20 de enero.
Se refería a información publicada por el diario The New York Times, citando a funcionarios estadounidenses, que indicaba que el FBI, la CIA y otras agencias de inteligencia investigaban a Stone y otros colaboradores de Trump por supuestos vínculos con Rusia.
Stone negó haber tenido esos nexos, y responsabilizó al “Estado profundo” por la información divulgada.
Diferentes medios que apoyan al gobierno han manejado el concepto, sobre todo luego que se diera a conocer que el consejero de seguridad nacional, Michael Flynn, había ocultado datos sobre sus contactos con Rusia que, divulgados por la prensa, condujeron a que éste tuviera que renunciar poco después de asumir el cargo.
“El Estado profundo nunca duerme. Siempre está haciendo algo para socavar a la administración de Trump”, indicó un artículo en Breitbart News, un sitio web de derecha cuyo fundador y ex ejecutivo, Stephen Bannon, polémico hombre de confianza de Trump acusado reiteradamente de antisemitismo y racismo que se desempeñó como estratega en jefe de la Casa Blanca.
“El Estado profundo está aquí”, escribió una semana antes Ed Rogers, un columnista republicano en su columna del diario The Washington Post. “Es un fenómeno preocupante tener a las organizaciones anti-Trump y funcionarios demócratas alineados conspirando para trabajar activamente contra el gobierno en ejercicio”, advirtió. Sin embargo, no faltan analistas que rechazan que en EEUU pueda haber un “Estado profundo” actuando en las sombras. “El término surge de una especie de teoría conspirativa que no capta lo que es una tensión normal entre burócratas que manejan durante años programas políticos y que pueden llegar a querer cambiar las cosas por sí mismos”, opina Gordon Adams en BBC Mundo.
A juicio de gran número de analistas las acciones del “Estado Profundo” que agobian a Trump derivan de la contradicción básica entre el gobierno federal y el poder invisible de los militares y las corporaciones definido por el ex presidente Dwight Eisenhower como Complejo Militar e Industrial. Esta tensión se manifiesta, por ahora, como un enfrentamiento entre la Casa Blanca y la comunidad de inteligencia, en el que esta última actúa, por definición, de forma reservada.
Cuando era estratega principal de Trump, Steve Bannon definió como meta del gobierno la deconstrucción del Estado administrativo que -a su entender- había sido montado por la izquierda política para defender sus intereses mediante regulaciones burocráticas que ahora deben ser corregidas.
“Si se observan los nombramientos para el gabinete, verán que fueron efectuados con un objetivo de lograr la deconstrucción del Estado administrativo”, explicó Bannon en una reunión con políticos conservadores.
Prueba de ello es que muchas personas elegidas por Trump para su gabinete han tenido posiciones encontradas con las que
tradicionalmente se asignan a los departamentos para los que fueron nombrados.
Por ejemplo, para la agencia de protección ambiental escogió a alguien con intereses ligados a la industria de combustibles fósiles que duda de la existencia del cambio climático; como secretaria de Educación seleccionó a una millonaria enemiga de la enseñanza estatal y de las escuelas públicas. Para el Departamento de Salud escogió a un médico que cree que el problema es que “hay demasiado involucramiento del gobierno en la atención sanitaria”.
Hay quienes valoran que este conflicto de intereses entre altos mandos del gobierno y directivos del funcionariado público avala la existencia de un “Estado profundo” que opera contra Trump por su condición de dirigente impredecible, ignorante e incapaz de cumplir el encargo de las fuerzas dominantes del sistema… y mucho menos el mandato de la ciudadanía.
Mayo 25 de 2018.