PAZ EN COREA NO ES YA SUEÑO IMPOSIBLE

PAZ EN COREA NO ES YA SUEÑO IMPOSIBLE
Por Manuel E. Yepe
Los llamados a conversar formulados por China y Rusia, así como el clamor mundial a ese fin, pudieron más que las amenazas de guerra de Estados Unidos y lograron que las dos Coreas se sentaron a hablar y que el diálogo se imponga sobre los cañones, al menos
circunstancialmente.
La agresividad de Trump tuvo que ceder ante la razón y se logró en la península coreana lo que parecía menos probable, el diálogo en aras de la concordia, la paz y la reunificación de la patria.
Objetivamente, por lo que ha acontecido hasta ahora, el único perdedor absoluto por este logro universal ha sido la política exterior imperialista estadounidense que ve amenazado su papel de garante de la seguridad surcoreana ante un hipotético peligro de absorción por parte de Corea Democrática y Popular, pretexto de EEUU para su estrategia de control en esa región de Asia.
Sin embargo, por los prodigios de la propaganda imperialista, los medios de prensa en Estados Unidos y los muchos que en todo el mundo se rigen por los gigantescos recursos financieros que a ello dedica la máxima potencia mundial, lo que está ocurriendo hoy en la península coreana se presenta como fruto de la política de intimidaciones y amenazas de violencia de Washington contra Pyongyang que se ha intensificado notablemente desde la llegada de Trump al poder. Es cierto que esa política no la inventó el actual mandatario, así como que no fue él quien inventó el imperialismo estadounidense, pero es demostrable que cada vez que un gobierno ha respondido con concesiones a las intimidaciones de EEUU, las amenazas han
materializado con el ejercicio de mayor violencia. En el Medio Oriente, el centro de Europa y América Latina abundan las pruebas. Si hubiera que atribuir a una positiva influencia extranjera el logro de las esperanzas de paz que se avizoran en la península coreana, ello solo podría acreditarse a la insistencia con que Beijing y Moscú han clamado por un diálogo respetuoso intercoreano en aras de una solución satisfactoria.
Pero es evidente que Pyongyang disfruta de la independencia nacional imprescindible para el logro de tal diálogo y, en cambio, Seúl carece de tal libertad a causa de su enorme dependencia política y militar en Estados Unidos.
La extensa e intensa presencia militar de EEUU en el Sur de la península coreana ha sido siempre el principal obstáculo para los esfuerzos por la reunificación de la patria coreana.
El Norte nunca ha cedido a las exigencias de Washington, y el Sur siempre ha carecido de la autonomía imprescindible para hacer valer sus intereses como nación formalmente independiente, debido al control sobre sus defensas y recursos bélicos que ejerce Estados Unidos. Esta realidad circunstancial fue la que llevó a Pyongyang a proponerse un desarrollo totalmente independiente de su defensa nacional, incluso en materia de armas nucleares y misiles balísticos, producciones monopolizadas por naciones altamente desarrolladas, en las que Corea del Norte incursionó autónomamente a base de enormes sacrificios para sus objetivos de ampliación del bienestar material de su población. Hay que reconocer el mérito del presidente surcoreano Moon Jae-in quien, desde su llegada al poder en mayo último, ha tratado de lograr un acercamiento al gobierno de Corea del Norte a través del diálogo y su insistencia en que Pyongyang participara en los Juegos de Invierno fue parte de ese esfuerzo. Se recuerda que en septiembre de 2017 el Presidente Donald Trump ofendió a Moon,en sus comentarios despectivos habituales al calificarlo de “mendigo”, por su insistencia en el diálogo con Corea del Norte.
Muchas empeños habrán contribuido al logro de los admirables acontecimientos que hoy se anuncian en Corea, pero debe reconocerse que la sabiduría con que los comunistas coreanos han defendido la independencia de su patria ha sido determinante para el triunfo de la nación asiática demostrando que la única manera de frenar los apetitos del imperialistas en la contemporaneidad es con el enfrentamiento a todo riesgo y no con concesiones.
Se espera que, en las conversaciones pactadas, el Presidente estadounidense trate de avanzar argumentos que salvaguarden el monopolio atómico mediante el reclamo de la no proliferación del armamento nuclear como principio para cualquier acuerdo. Por su parte, el norcoreano Kim abogará por la desnuclearización general y total como único forma de desarme verdaderamente democrática.
Si lograra hacer triunfar este propósito, la tan vilipendiada República Democrática y Popular de Corea habrá sentado las bases para una enseñanza por la que siempre abogó el guerrillero heroico argentino y cubano Ernesto Che Guevara: “al imperialismo no se le puede conceder ni un tantito así, nada”.
Abril 30 de 2018.

Anuncios

OEA AL DESNUDO ANTE LA CONTINUIDAD EN CUBA

OEA AL DESNUDO ANTE LA CONTINUIDAD EN CUBA
Por Manuel E. Yepe

Bajo el seudónimo de “Secretaría General de la Organización de Estados Americanos”, el Ministerio de Colonias de Estados Unidos emitió un Comunicado de Prensa con el que, una vez más, se desnudó plenamente. El actual Secretario General de la OEA es un sórdido traidor a su patria uruguaya que habiendo desempeñado importantes tareas políticas en su país de origen bajo la presidencia de José Mujica – personalidad muy respetada que es orgullo de América Latina- se lanzó de nalgas en brazos del imperio y ejerce hoy el más triste papel que a un latinoamericano le cabría desempeñar.
Luis Almagro, quien militó en el Frente Amplio, prestigiosa formación política unitaria del Uruguay que dotó al pueblo uruguayo de un arma política eficiente para el logro de notables victorias en las urnas ha propinado, con su bochornosa actuación en la OEA, un rudo golpe a las aspiraciones populares de América Latina y ha menoscabado el prestigio democrático de su propia nación de origen como nadie ni nada lo había hecho desde el período de las dictaduras militares.
En proceso judicial por ladronzuelo de dietas y otros crímenes menores que de por sí denuncian la entraña miserable que lo llevó a la traición, Luis Almagro pretende seguir prestando servicios al imperio con ataques a Cuba, Venezuela y a todo lo que estorbe la hegemonía de Estados Unidos en el hemisferio.
Cuando Cuba acaba de llevar a cabo un proceso electoral para la continuidad presidencial que es paradigma de democracia real y ejercicio pleno de su soberanía por el pueblo, este bien retribuido servidor del imperialismo señala que “la elección por parte de la Asamblea Nacional de Cuba de Miguel Díaz-Canel como Presidente del país se ha dado sin la libre expresión del pueblo cubano”.
Almagro no puede ignorar que son precisamente los sistemas electorales del hemisferio -en especial el de Estados Unidos, que pretende ser el modelo del que dimanan las reglas y patrones para los demás-, lo que con mayor énfasis objetan los pueblos de las “democracias
representativas” que Washington ha extendido por todo el continente como su sardónico “Destino Manifiesto”.
El ordenamiento jurídico de éstas constituye escenario idóneo para el injusto orden de intercambio desigual, explotación y miseria que Washington se considera llamado a imponer en el mundo, de acuerdo a la filosofía estadunidense que pretende justificar el modo en que las élites de algunos países concentran la riqueza a la vez que se someten a los dictados de la metrópoli imperialista.
El Destino Manifiesto, que expresa la creencia de que Estados Unidos está destinado por la providencia a expandirse hacia los cuatro vientos, es una doctrina racista que considera a los estadounidenses blancos superiores a los mestizos de los países vecinos ubicados al sur de su frontera, los que deben ser regenerados. Supone que Dios eligió al pueblo estadounidense para ser, como potencia política y económica, una nación superior al resto del mundo, y conecta en ello con la Doctrina Monroe de “America para los americanos”.
Cuando en tantos países del continente, incluido en primera fila Estados Unidos, se encarcela y tortura a los opositores y disidentes, se discrimina a los pobladores por motivos de raza, género, edad y nacionalidad; se limita la libertad de expresión a quienes dispongan de capital bastante para ejercerla; se ordenan y realizan muertes selectivas por razones políticas a cargo de bandas manipuladas por el capital; se reprime cruelmente a quienes exigen derechos a la sindicalización, a mejores condiciones de salarios, de estudio y de trabajo; se atenta contra la seguridad de la población con la venta y proliferación de armas de fuego en la sociedad por mercaderes que sobornan a políticos inescrupulosos en aras de su impunidad. El Ministro yanqui de colonias ha ensayado cuanta indignidad pueda imaginarse para ejecutar la voluntad de Washington y Wall Street contra los gobiernos progresistas que varios pueblos del hemisferio han logrado darse a base de lucha patriótica unitaria.
Almagro atribuye a la OEA la función de denunciar y trabajar por un hemisferio libre de dictaduras, con selectividad muy peculiar. A raíz de la intervención de grupos delincuenciales en una protesta ciudadana contra un aumento de las contribuciones a la seguridad social, se desató en Nicaragua una inusitada ola de violencia que dejó una decena de muertos y muchos heridos en ese país, considerado el más pacífico y seguro de la América Central. La OEA inmediatamente “exigió” al Gobierno progresista de Daniel Ortega que no actuara contra
“demostraciones pacíficas” y el país se vio sometido a una metodología terrorista parecida a las guarimbas promovidas y financiadas por el antichavismo de Washington en Venezuela, tanto en 2014 como en 2017. La diligencia con que actuó allí la OEA contrasta con la pereza de que dio muestra cuando, recientemente, se solicitó su actuación en Honduras ante decenas de crímenes ocasionados por las fuerzas represivas del régimen local… y nunca respondió.
Abril 26 de 2018.

CANADA SE INVOLUCRA EN MENTIRA CONTRA CUBA

CANADA SE INVOLUCRA EN MENTIRA CONTRA CUBA
Por Manuel E. Yepe

El Gobierno de Ottawa, que sostiene relaciones cordiales con Cuba pese a las enormes presiones en contra de Estados Unidos, parece haber cedido a las manipulaciones que lidera el senador republicano Marco Rubio, que se presenta como un exiliado de Cuba -país en el que no nació ni ha visitado jamás- para ejecutar una agenda de simulaciones y mentiras en perjuicio de La Habana.
El senador Marco Rubio ambiciona ser el relevo de Donald Trump en la presidencia estadounidense y sus promotores le han preparado a tal fin un programa anticubano que parte del cálculo de que el próximo presidente de Estados Unidos habrá de ser hispano y republicano. La familia de Rubio huyó de Cuba, es cierto, pero ello ocurrió en 1956, durante la cruenta tiranía de Fulgencio Batista impuesta por Estados Unidos en 1952 mediante un golpe de Estado y fue depuesta en 1959 por la revolución popular. Nació en Miami y jamás ha puesto un pie en Cuba. Conceptuar a Marco Rubio como cubano equivale a definir a Donald Trump como europeo.
Canadá estableció relaciones diplomáticas con Cuba en 1945 y las mantuvo ininterrumpidamente tras el triunfo de la revolución cubana. Cuba fue el primer país de la región caribeña con el que Canadá intercambió misiones diplomáticas.
Los vínculos cubano-canadienses fueron especialmente cálidos en los años 70 y 80 del pasado siglo, durante el gobierno del Primer Ministro Pierre Elliot Trudeau, padre del actual Primer Ministro, Justin Trudeau, desde noviembre de 2015.
Pierre Elliot Trudeau y Fidel Castro tuvieron una muy estrecha relación de amistad, solidaridad y respeto, simbolizada en el hecho de que, a la muerte del líder canadiense en el año 2000, Fidel Castro fue uno de los portadores de su féretro en el funeral estatal.
En 1994, surgió una empresa conjunta entre la Unión Cubana del Níquel y la empresa canadiense Sherritt International, que opera una planta de minería y procesamiento sita en Moa, en el extremo oriental de la isla. Una segunda empresa conjunta, Cobalt Refinery Co. Inc., fue creada en Alberta, Canadá, para refinar el níquel. En total hay en Cuba 85 empresas y subsidiarias canadienses de varios perfiles. Canadá ha criticado sistemáticamente el bloqueo contra Cuba y se ha opuesto con firmeza a la extraterritorialidad de la Ley Helms-Burton. En 1996, en el Parlamento de Canadá se introdujo el Proyecto de ley Godfrey-Milliken en rechazo de la extraterritorialidad de la Ley Helms-Burton. Era una ley que habría capacitado a unos tres millones de canadienses descendientes de personas leales al imperio británico integrados en la United Empire Loyalists que huyeron de la revolución en Estados Unidos, para demandar retribución por las propiedades y tierras confiscadas por el gobierno estadounidense a fines del siglo XVI, a raíz de aquella revolución.
Esa ley habría significado para un buen número de entidades económicas grandes y medianas de Estados Unidos una carga financiera de muchos billones de dólares, dada la valoración actual de las posesiones expropiadas.
La Godfrey-Milliken no llegó a constituirse en ley pero dio lugar a una enmienda de la Ley sobre Medidas Extraterritorialidades
Extranjeras que efectivamente neutralizó todo intento por imponer la Ley Helms Burton a canadienses y entidades de Canadá.
El gobierno canadiense impuso además una multa de un millón y medio de dólares a cualquier entidad canadiense que de alguna forma
contribuyera a la aplicación en Canadá de disposiciones de Ley Helms Burton.
Canadá también ha protestado contra la presencia de agentes de Estados Unidos en aeropuertos canadienses intentando capturar a ciudadanos estadounidenses que viajan a Cuba como turistas en desafío de las leyes del bloqueo impuesto por Estados Unidos.
Canadá opera una embajada en La Habana desde 1945. Cuba tiene la suya en Ottawa y consulados en Toronto y Montreal.
Marco Rubio se ha declarado arquitecto de la actual etapa de la agresión estadounidense contra Cuba e inventor de la patraña de los ataques sónicos a diplomáticos de Estados Unidos en la isla. En ese carácter, asesora la confección de las listas de personas y entidades cubanas que Washington sanciona como transgresores de las
disposiciones del bloqueo estadounidense.
No es fácil comprender los motivos por los que el gobierno de Canadá, nación que es el mayor emisor de turistas a Cuba, pueda haberse alineado en una campaña contra Cuba que tiene como eje a alguien de trayectoria tan fullera.
Desautorizar por motivos de seguridad los viajes a Cuba de los familiares de los diplomáticos canadienses acreditados en la isla es sumamente extraño considerando que jamás se ha reportado algún hecho indicador de inseguridad contra algún canadiense de entre los millones que hace muchos años disfrutan de las bondades del clima cubano y el afecto sincero de su gente.
Abril 23 de 2018.

FELIZ CONFIRMACIÓN DE DEMOCRACIA EN CUBA

FELIZ CONFIRMACIÓN DE DEMOCRACIA EN CUBA
Por Manuel E. Yepe

El sistema electoral cubano confirmó su carácter democrático mediante el ejercicio del procedimiento consultivo popular que eligió a Miguel Díaz-Canel Bermúdez como jefe de Estado y de Gobierno, en quien los cubanos depositan ahora sus esperanzas y voluntad de continuidad del proceso revolucionario de la isla, paradigma de las ideas y luchas por el socialismo y la independencia de las naciones de América Latina. “No vengo a prometer nada, como jamás lo hizo lo Revolución. Vengo a cumplir el programa que nos hemos impuestos con los lineamientos del Socialismo y la Revolución”, subrayó acerca de sus principales objetivos de trabajo el nuevo Presidente.
Díaz-Canel ocupaba el cargo de Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros. Junto a él fue proclamado 1er.
Vice-presidente el ingeniero Salvador García Mesa. Antes, Esteban Lazo había sido reelecto Presidente de la ANPP.
El 18 de abril se constituyó la Asamblea Nacional del Poder Popular en Cuba (ANPP) en su Novena Legislatura y ésta eligió, de entre sus 605 diputados recién electos, a los miembros de su órgano superior, el Consejo de Estado. Éste, a su vez, escogió en su primera reunión constitutiva al nuevo presidente de la República de Cuba, sucesor del General Raúl Castro Ruz quien había estado al frente del gobierno de la nación desde 2008.
Inicialmente, Raúl ocupó el cargo por sustitución reglamentaria al enfermar el Presidente Fidel Castro Ruz y corresponderle a él reemplazarlo en función de su deber como Primer Vicepresidente, cargo que legalmente le había sido asignado por la Asamblea Nacional del Poder Popular anteriormente.
Durante esos dos períodos presidenciales consecutivos que
antecedieron, Raúl fue electo y reelecto Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros por voluntad de la ciudadanía expresada en las urnas, pero en esta ocasión el líder revolucionario cubano anunció su decisión de no presentarse a una nueva reelección.
Raúl Castro había sido, desde que comenzara la insurrección contra la tiranía de Batista, la segunda figura en la dirigencia de la revolución. Su actuación al frente del gobierno le conquistó un incremento en su prestigio como líder, que ya era grande por su brillante desempeño al frente de la defensa del país.
Nadie cuestiona que la autoridad y popularidad enorme de Raúl lo habrían capacitado para continuar en el cargo presidencial en un nuevo período, pero el propio Raúl Castro había propugnado la necesidad de renovar los dirigentes de la revolución y el gobierno, lo que, a los ojos del pueblo convirtió el acatamiento de su decisión de no continuar en el cargo en algo así como el pago de una deuda de gratitud a su Presidente.
En la mañana de este 19 de abril, fecha en que se conmemora la primera derrota del imperialismo yanqui en América ocurrida en Playa Girón, Miguel Díaz-Canel pronunció su primer discurso como Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros,
Con esta legislatura –destacó- culmina el proceso eleccionario de los últimos meses que el pueblo ha llevado a cabo consciente de su importancia histórica, sin que mediaran campañas, ni corrupción ni demagogia. Los ciudadanos han distinguido a personas humildes, trabajadoras y modestas, como sus genuinos representantes, los cuales participarán en la aprobación e implementación de las políticas aprobadas.
Añadió que quien quiera ver a Cuba en toda su diversidad, puede percibirla en su Asamblea Nacional.
Destacó que asume la responsabilidad con la convicción de que todos los revolucionarios, desde cualquier trinchera, “seremos fieles a Fidel y a Raúl, líder actual del proceso revolucionario”.
Acto seguido resaltó, como otro logro heredado, que “la unidad se ha hecho invulnerable en el seno de nuestro partido, que no nació de la fragmentación de otros, sino de la unificación de quienes se proponían lograr un mejor país”.
“Raúl se mantiene al frente de la vanguardia política, sigue siendo Primer Secretario del Partido como referente que es para la causa revolucionaria, enseñando y siempre presto a enfrentar al
imperialismo, como el primero, con el fusil a la hora del combate». Destacó la obra revolucionaria y política de Raúl, su legado de resistencia y en la búsqueda del perfeccionamiento de la nación, su dimensión de estadista, formando consenso y liderando el proceso de implementación de los lineamientos del Partido. Igualmente refirió cómo había apoyado Raúl los esfuerzos por lograr el regreso de los Cinco héroes que predijera Fidel.
Esta sesión de la Novena Legislatura de la Asamblea Nacional fue clausurada por Raúl con un vibrante e histórico discurso que delineo muchas de las tareas más urgentes que deberá encarar el nuevo Presidente cubano.
Abril 19 de 2018.

LA AGRESIÓN A SIRIA FUE UNA BURLA AL MUNDO

LA AGRESIÓN A SIRIA FUE UNA BURLA AL MUNDO
Por Manuel E. Yepe
Un estadounidense amigo mío opina que cuando finalice la presidencia de Donald Trump –no importa cómo concluya-, el mejor recuento habrá de hacerlo en un libro de historietas cómicas (comic-strips) que sería el más hilarante en la historia de Estados Unidos.
Sin embargo, los nefastos efectos en términos de muertes y desgracias que van dejando en personas, pueblos y naciones de todo el mundo las locuras de este payaso no son compatibles con un enfoque festivo de los sufrimientos provocados por este grotesco personaje y su cohorte de halcones.
En estos días, las fuerzas armadas de Estados Unidos han hecho un enorme ridículo en aras de satisfacer la voluntad de su desquiciado presidente y, de paso, han hecho aparecer como satélites tontos a sus homólogos de Francia y el Reino Unido.
En la noche del 13 de abril esa dispar coalición de potencias lanzó un ataque contra Siria. “Ordené a las Fuerzas Armadas de Estados Unidos lanzar ataques de precisión contra blancos asociados con las capacidades de armas químicas del dictador sirio Bashar al-Assad”, dijo Trump sin poder siquiera justificar la agresión con el testimonio de los expertos de Naciones Unidas encargados de supervisar la prohibición del uso de armas químicas OPAQ que unas horas más tarde debían dictaminar sobre la naturaleza del supuesto ataque del gobierno de Siria contra sus oponentes.
La llegada de estos especialistas estaba programada para el 14 de abril pero el gobierno estadounidense decidió actuar antes,
evidenciando su temor por el veredicto de estos especialistas. Casi un centenar de congresistas republicanos y demócratas
estadounidenses, habían enviado un mensaje a Trump insistiendo en que antes de atacar solicitara la aprobación del Congreso. “Comprometer a nuestros militares en Siria cuando no existe una amenaza directa a EEUU y sin autorización oficial previa, violaría la separación de poderes claramente delineada en la Constitución”, decían.
No obstante, Donald Trump, con sus oídos sordos para tantos llamados a la cordura y la legalidad propia e internacional, lanzó sus ataques aéreos contra posiciones militares en Damasco, entre ellos un centro de investigación científica en Barzeh y el Aeropuerto de Al-Domair, en las afueras de Damasco. Hubo asimismo ataques con cohetes contra el Aeropuerto Internacional de Damasco y el Aeropuerto militar de Mezzeh, entre otros objetivos.
María Zajárova, portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia, lamentó que el ataque perpetrado contra Siria por EEUU, el Reino Unido y Francia se hubiera llevado a cabo justamente cuando el país árabe tenía una magnífica oportunidad para tener un futuro pacífico. “Primero probaron contra el pueblo sirio con la Primavera Árabe, luego con el Estado Islámico, y ahora lanzando sus misiles inteligentes sobre la capital de un país soberano, que desde hace muchos años intenta sobrevivir en medio de la agresión terrorista,”, comentó Zajárova.
Tanto el presidente francés Emmanuel Macron, como la primera ministra británica, Theresa May, formularon declaraciones de apoyo a la barbarie desatada por Trump.
Lo singular de estas declaraciones es que todas parten de una hipotética atribución a EEUU y las dos vetustas ex metrópolis coloniales europeas para intervenir en los asuntos internos de Siria, nación que es miembro soberano de las Naciones Unidas.
El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, aseguró que el presunto ataque químico en la localidad siria de Duma, que sirvió de pretexto para el inicio de la operación militar contra Damasco fue un montaje y aseguró que tiene datos irrefutables que lo confirman. Cuando se fueron conociendo los primeros detalles acerca de los efectos de la ilícita agresión, miles de habitantes de la capital siria salieron jubilosamente a las calles para manifestar su apoyo al presidente Bashar al Assad, quien tranquilamente había llegado poco antes a sus oficinas en el centro de Damasco.
La televisión siria transmitió en vivo las demostraciones de la población que, con banderas sirias y dando palmas, mostraba
espontáneamente su orgullo patrio por la actuación de los militares sirios que, por sí mismos, contando con el moderno equipamiento militar de última generación aportado por las fuerzas solidarias rusas, habían podido asumir con éxito la defensa de su país frente a la agresión imperialista directa de Estados Unidos que posee el mayor arsenal de armas atómicas, químicas y otras de prohibidas, y por tanto carece de derecho moral para culpar a otros países.
Fue una acción unilateral, al margen del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, una flagrante violación de los principios del Derecho Internacional y de la Carta de la organización mundial. Fue un grosero atropello contra un Estado soberano que, pese a que solo dejo tres personas heridas, no puede sintetizarse en un simple cuadrito de un libro de tiras cómicas sobre la pintoresca actuación de un excéntrico presidente.
Abril 17 de 2018.

UN PRESIDENTE LOCO… PERO NO TANTO

UN PRESIDENTE LOCO… PERO NO TANTO
Por Manuel E. Yepe
Exclusivo para el diario POR ESTO! de Mérida, México.
https://manuelyepe.wordpress.com/
Se aconsejó el loco y suspendió la visita a Lima a donde habría de asistir a la VIII Cumbre de las Américas al frente de la delegación de Estados Unidos. Tampoco viajará Donald Trump a Colombia, como se había anunciado oficialmente. El motivo dado para ello es que el mandatario tenía que ocuparse de la situación en Siria, nación sobre la que pende una amenaza bélica global sobrevenida igualmente como consecuencia de los exabruptos del propio mandatario basados en la gastada, paradójica y probadamente falsa acusación contra el gobierno de Bashad Al Assad de haber utilizado armas químicas en su guerra interna contra el terrorismo.
Sarah Sanders, portavoz de la Casa Blanca, anunció que el
Vicepresidente Mike Pence estará al frente de la representación de Washington tanto en Lima para conducir las conversaciones bilaterales con los mandatarios latinoamericanos que estarán presentes en la cita hemisférica, como en Bogotá para los encuentros programados por Trump con autoridades colombianas.
Es indudable que el pretexto de la situación en Siria servirá para evitar a Estados Unidos una sonada hecatombe en sus relaciones con los gobiernos de las naciones de Latinoamérica.
La historia demuestra que cuando los países al Sur de Rio Grande actúan de consuno son capaces de conmocionar al imperio en sus raíces más hondas. Pero casi nadie esperaba que a raíz de la derechización surgida como resultado de diversos golpes de fuerza estadounidenses en el continente, esa unidad, pudiera ser capaz de obtener resultados tan alentadores.
Aunque la proyectada Cumbre de las Américas se anunciaba como probable detonador de las furias de los pueblos del continente contra las imposiciones y manipulaciones más recientes de Washington, la arrogancia e irresponsable actuación del presidente Donald Trump ha llegado a tal extremo que hasta los gobernantes de America Latina que se han demostrado más serviles en sus nexos con Washington, han saltado con inédita firmeza.
Un caso extremo lo produjo el presidente de México, Enrique Peña Nieto, quien sugirió al magnate neoyorquino que revisara el origen de sus enojos. “Si sus recientes declaraciones derivan de una frustración por asuntos de política interna, de sus leyes o de su Congreso, diríjase a ellos, no a los mexicanos. No vamos a permitir que la retórica negativa defina nuestras acciones”, dijo Peña Nieto cuando se anunció que el presidente Trump había ordenado desplegar entre dos mil y cuatro mil militares en apoyo a los agentes de la Patrulla Fronteriza en la frontera sur de Estados Unidos.
El mensaje del presidente mexicano también respondía a una serie de tuits y comentarios del magnate-presidente, motivados por una caravana de migrantes de Honduras que pretendía llegar a la frontera norte de México con Estados Unidos.
Trump advirtió que cancelaría las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), si el gobierno mexicano no detenía a los emigrantes centroamericanos.
“Es mejor que la gran caravana de gente de Honduras, que viene a través de México hacia nuestra frontera de leyes débiles, se detenga. El TLCAN está en juego, así como las ayudas extranjeras para Honduras y los países que permitan que esto suceda. ¡El congreso debe actuar ahora!”, tuiteó amenazante el mandatario.
Para sorpresa general en el continente, Peña Nieto declaró que México no tendrá miedo a negociar con Estados Unidos, pero exige respeto. “Nunca vamos a negociar con miedo”.
El Senado mexicano también exigió respeto al presidente de Estados Unidos y demandó al gobierno de Peña Nieto suspender la colaboración binacional en materia migratoria.
Los cuatro candidatos a la presidencia de la nación: Margarita Zavala, Ricardo Anaya, Andrés Manuel López Obrador y José Antonio Meade se unieron enseguida en el rechazo al despliegue de tropas estadounidense en la frontera con México. “A la hora de defender la dignidad nacional, todos hablamos con una sola voz y le exigimos respeto”, escribió la congresista independiente Margarita Zabala a Donald Trump en su tuiter.
Peña Nieto hizo mención de estos pronunciamientos en su mensaje a la nación al tiempo que subrayó el tono negociador con que su gobierno se ha dirigido al presidente estadounidense. “Los esfuerzos del gobierno de México se han dirigido a construir una relación institucional, de respeto mutuo y beneficio para ambas naciones”.
La relación entre ambos países “es intensa y dinámica pero eso no justifica actitudes amenazantes o faltas de respeto entre nuestros países”, insistió Peña Nieto. “Si usted quiere llegar a acuerdos con México, estamos listos. Como lo hemos demostrado hasta ahora, siempre hemos estado dispuestos a dialogar con seriedad, de buena fe y con espíritu constructivo”.
Abril 12 de 2018.

DERECHOS VERDADERAMENTE HUMANOS

DERECHOS VERDADERAMENTE HUMANOS
Por Manuel E. Yepe

Entre las muchas singularidades del proceso político cubano y de la organización política surgida de los cambios revolucionarios que han tenido lugar en la isla figura el logro de la paz social que se respira en Cuba, un fenómeno impensable en la mayoría de los demás naciones del continente incluyendo, por supuesto, a Estados Unidos. Sorprendidos por esa tranquilidad y seguridad, muchos de los visitantes de Estados Unidos que han podido viajar a Cuba con la excepcional autorización de Washington se preguntan si en Cuba existen organizaciones de oposición al gobierno y la respuesta, que a muchos les resulta sorprendente, es que el único organizador y líder efectivo con que cuenta la oposición en Cuba es el gobierno de Estados Unidos. Esto ocurre porque la ciudadanía disfruta del derecho cotidiano a participar en la construcción del nuevo orden socialista, pero tiene también el derecho a disentir, que se ejerce en múltiples instancias del vasto e intenso sistema participativo cubano.
Pero otro motivo bien importante del que se habla menos es que la política exterior de Estados Unidos ha sido siempre obsesiva en el mantenimiento de un control muy directo y riguroso sobre esa disidencia y son muy pocos los cubanos que aceptan alinearse, para hacer uso de su derecho a discrepar, con las directivas de un gobierno extranjero que se proclama abiertamente enemigo de la independencia, la identidad y los objetivos de justicia social de los cubanos, y menos aún a hacerlo a cambio de beneficios materiales.
La instintiva voracidad imperialista de Estados Unidos, jamás se ha resignado a aceptar un vecino que no se someta ciegamente a la hegemonía estadounidense. ¡Si no lo sabrán por experiencia
histórico-práctica propia Puerto Rico, México, Canadá, República Dominicana y Haití!
Todos estos países han sufrido, además de Cuba, la extrema violencia con que Washington es capaz de imponer la sumisión de sus vecinos a los designios estadounidenses.
No siempre han sido idénticos los métodos utilizados por la política exterior de Estados Unidos para mantener o devolver a sus vecinos al redil. Desde los peligros de absorción y sutiles amenazas que han aconsejado a Canadá la conveniencia de mantenerse dentro de la Mancomunidad Británica para evitar su absorción por los vecinos norteamericanos al sur; la extensión de fronteras por la fuerza con que Washington arrebató a México la mitad de su territorio; el bloqueo económico más largo de la historia universal que aún persiste contra Cuba, junto a múltiples operaciones de invasión, golpes de Estado e intervenciones patrocinadas por la OEA (su ministerio de colonias), en siglos recientes.
En el caso específico de Cuba, una feroz campaña para la demonización de los propósitos y las acciones de la revolución fidelista comenzó a desarrollarse antes del triunfo y toma del poder por el pueblo en enero de 1959. Ha sido una campaña sostenida e incesante, inicialmente a cargo de los poderosos servicios secretos de subversión
estadounidenses y posteriormente de manera pública y notoria, con multimillonarios programas y planes orientados sin discreción ni vergüenza a subvertir el orden en la isla.
Esta política ha tenido como complemento, la mayor parte del tiempo, la prohibición a que ciudadanos estadounidenses visiten la isla en busca de sus propias valoraciones individuales.
Con William Clinton en la presidencia se puso en función, por breve tiempo, la política de “pueblo a pueblo” que autorizaba la visita a Cuba de cierta categoría de individuos de la academia y de las universidades en general. Estaba diseñada con el propósito de que los visitantes influyeran sobre los cubanos haciéndoles ver las ventajas del capitalismo más, como era lógico, ocurrió todo lo contrario. El presidente George W. Bush se sintió obligado a cancelar el programa, al apreciar que su efecto era el de un búmeran. Al chocar con la verdad de Cuba, los visitantes se convertían en los mejores voceros de la realidad cubana.
En marzo de 2016, el entonces presidente Barack Obama, usó de sus poderes presidenciales para poner en vigor varias medidas que permitieron que ciertas categorías de estadounidenses viajaran a Cuba con menos restricciones, pero la inconstitucional prohibición de hacerlo como turistas siguió vigente.
El régimen autocrático de Donald Trump ha preferido aplicar medidas de terror y amenazas en sus discursos para contrarrestar el interés por acercarse a Cuba de ciudadanos estadounidenses.
El proyecto revolucionario socialista cubano no impone a otros países condiciones anticapitalistas. Sólo exige respeto para con sus experimentos, ensayos y estudios en aras de la creación de un orden social y económico alternativo al fracasado capitalismo, que sea más justo y mejor para el pueblo cubano y su independencia.
Abril 9 de 2018.

LA AGRESIÓN A SIRIA FUE UNA BURLA AL MUNDO

LA AGRESIÓN A SIRIA FUE UNA BURLA AL MUNDO
Por Manuel E. Yepe
Un estadounidense amigo mío opina que cuando finalice la presidencia de Donald Trump –no importa cómo concluya-, el mejor recuento habrá de hacerlo en un libro de historietas cómicas (comic-strips) que sería el más hilarante en la historia de Estados Unidos.
Sin embargo, los nefastos efectos en términos de muertes y desgracias que van dejando en personas, pueblos y naciones de todo el mundo las locuras de este payaso no son compatibles con un enfoque festivo de los sufrimientos provocados por este grotesco personaje y su cohorte de halcones.
En estos días, las fuerzas armadas de Estados Unidos han hecho un enorme ridículo en aras de satisfacer la voluntad de su desquiciado presidente y, de paso, han hecho aparecer como satélites tontos a sus homólogos de Francia y el Reino Unido.
En la noche del 13 de abril esa dispar coalición de potencias lanzó un ataque contra Siria. “Ordené a las Fuerzas Armadas de Estados Unidos lanzar ataques de precisión contra blancos asociados con las capacidades de armas químicas del dictador sirio Bashar al-Assad”, dijo Trump sin poder siquiera justificar la agresión con el testimonio de los expertos de Naciones Unidas encargados de supervisar la prohibición del uso de armas químicas OPAQ que unas horas más tarde debían dictaminar sobre la naturaleza del supuesto ataque del gobierno de Siria contra sus oponentes.
La llegada de estos especialistas estaba programada para el 14 de abril pero el gobierno estadounidense decidió actuar antes,
evidenciando su temor por el veredicto de estos especialistas. Casi un centenar de congresistas republicanos y demócratas
estadounidenses, habían enviado un mensaje a Trump insistiendo en que antes de atacar solicitara la aprobación del Congreso. “Comprometer a nuestros militares en Siria cuando no existe una amenaza directa a EEUU y sin autorización oficial previa, violaría la separación de poderes claramente delineada en la Constitución”, decían.
No obstante, Donald Trump, con sus oídos sordos para tantos llamados a la cordura y la legalidad propia e internacional, lanzó sus ataques aéreos contra posiciones militares en Damasco, entre ellos un centro de investigación científica en Barzeh y el Aeropuerto de Al-Domair, en las afueras de Damasco. Hubo asimismo ataques con cohetes contra el Aeropuerto Internacional de Damasco y el Aeropuerto militar de Mezzeh, entre otros objetivos.
María Zajárova, portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia, lamentó que el ataque perpetrado contra Siria por EEUU, el Reino Unido y Francia se hubiera llevado a cabo justamente cuando el país árabe tenía una magnífica oportunidad para tener un futuro pacífico. “Primero probaron contra el pueblo sirio con la Primavera Árabe, luego con el Estado Islámico, y ahora lanzando sus misiles inteligentes sobre la capital de un país soberano, que desde hace muchos años intenta sobrevivir en medio de la agresión terrorista,”, comentó Zajárova.
Tanto el presidente francés Emmanuel Macron, como la primera ministra británica, Theresa May, formularon declaraciones de apoyo a la barbarie desatada por Trump.
Lo singular de estas declaraciones es que todas parten de una hipotética atribución a EEUU y las dos vetustas ex metrópolis coloniales europeas para intervenir en los asuntos internos de Siria, nación que es miembro soberano de las Naciones Unidas.
El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, aseguró que el presunto ataque químico en la localidad siria de Duma, que sirvió de pretexto para el inicio de la operación militar contra Damasco fue un montaje y aseguró que tiene datos irrefutables que lo confirman. Cuando se fueron conociendo los primeros detalles acerca de los efectos de la ilícita agresión, miles de habitantes de la capital siria salieron jubilosamente a las calles para manifestar su apoyo al presidente Bashar al Assad, quien tranquilamente había llegado poco antes a sus oficinas en el centro de Damasco.
La televisión siria transmitió en vivo las demostraciones de la población que, con banderas sirias y dando palmas, mostraba
espontáneamente su orgullo patrio por la actuación de los militares sirios que, por sí mismos, contando con el moderno equipamiento militar de última generación aportado por las fuerzas solidarias rusas, habían podido asumir con éxito la defensa de su país frente a la agresión imperialista directa de Estados Unidos que posee el mayor arsenal de armas atómicas, químicas y otras de prohibidas, y por tanto carece de derecho moral para culpar a otros países.
Fue una acción unilateral, al margen del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, una flagrante violación de los principios del Derecho Internacional y de la Carta de la organización mundial. Fue un grosero atropello contra un Estado soberano que, pese a que solo dejo tres personas heridas, no puede sintetizarse en un simple cuadrito de un libro de tiras cómicas sobre la pintoresca actuación de un excéntrico presidente.
Abril 17 de 2018.

CAPITALISMO Y DEMOCRACIA SON OPUESTOS

CAPITALISMO Y DEMOCRACIA SON OPUESTOS
Por Manuel E. Yepe

El orden socioeconómico capitalista es sinónimo de libertad sólo para quien acepte que la primera de las libertades debe ser para el capital y que el dinero ha de estar libre para comprarlo todo. Cuando se restringe la capacidad del dinero para adquirir los bienes que sustentan la vida en sociedad o se impide que estos se comporten a la manera de una mercancía más, susceptible de ser comprada y vendida, se restringe al capitalismo.
Por eso es tan importante para el capitalismo que la conciencia ciudadana haya sido manipulada por el sistema y ganada para la idea de que “capitalismo” es igual a “democracia” y que cualquier atentado contra la libertad del dinero para adquirir cualquiera de los bienes terrenales y morales de la sociedad es una agresión contra la democracia.
¿Usted se imagina qué sería su país, y este planeta, si los médicos, los educadores, los tribunales, los gobiernos, los medios de producción y de servicios, los de información, las expresiones culturales y hasta las condiciones para hacer el amor estuvieran al alcance y servicio de todos por igual en una sociedad en la que el dinero no pueda determinar diferencias en la calidad y urgencia de las prestaciones?
Pero como ello distorsionaría el precario asimétrico equilibrio presente en casi todas las sociedades nacionales en el planeta, el capitalismo necesita que tales ideas continúen al margen de las aspiraciones ciudadanas.
Porque para el capitalismo sería terrible que una persona con muchos recursos económicos se vea condenada a la misma calidad de vida e iguales condiciones de tratamiento y posibilidades de curación, en casos de enfermedad, que los que carecen de dinero suficiente. Porque desde una óptica capitalista no se puede considerar lógico que los descendientes de las personas adineradas tengan que compartir las mismas aulas y calidad de educación con los hijos e hijas de las familias pobres.
Porque a un buen burgués no le parece racional que pobres y ricos sean juzgados, en caso de delinquir, con el mismo rasero, ni que compartan galeras en prisión cultos millonarios corruptos con rústicos y hambrientos delincuentes comunes.
Porque en los sistemas electorales del capitalismo no debe ocurrir que gobernantes electos prescindan, en sus campañas por los cargos, de las donaciones que les hagan las personas y entidades más ricas, influyentes y responsables de la sociedad, a fin de que, en su futuro desempeño como dirigentes, se consideren obligados a proteger la seguridad de los capitales corporativos y los del segmento más importante y poderoso de la nación.
Porque en el orden capitalista solo es libre la prensa si el capital privado puede comprar emisoras de radio y televisión, revistas, periódicos, agencias de noticias o cualquier otro medio para estar así en condiciones de cuidar con eficiencia que lo que se publique sirva a sus intereses propios, que son los determinantes en el conjunto de la sociedad burguesa.
Porque el sistema capitalista necesita que lo mejor del arte y la cultura nacional e internacional pueda exhibirse o importarse para el disfrute de la élite culta de la sociedad que dispone de los recursos capaces de sufragar, por medio de la publicidad, los gastos que ello implica.
Porque en una sociedad capitalista es saludable que todo esté estructurado de modo que el atractivo principal para las relaciones de género sea el dinero y la posición económica, para que las más bellas mujeres y los hombres más guapos se sientan atraídos, respectivamente, por los hombres y las mujeres con mayor patrimonio, sin extrañas consideraciones como la comprensión, la bondad, la sensibilidad u otros argumentos sentimentales, o de otro modo subjetivos.
Para el capitalismo, estimular la competitividad y la lucha por la ganancia como motores del progreso, en cualquier nivel de la economía, brinda los mayores dividendos y cualquier consideración distinta -moral, ética o patriótica, por ejemplo- limita el desarrollo de la nación.
Cuando falte cualquiera de las condiciones enunciadas, o se encuentren éstas amenazadas por la incomprensión de que ellas son consustanciales al capitalismo y que éste es lo mismo que la democracia, debe actuarse con premura y sin clemencia.
Así lo hace sistemáticamente el capitalismo moderno, por intermedio del gobierno de los Estados Unidos y de las oligarquías que le son sumisas, en cualquier parte del mundo.
La errática actuación hegemónica de Estados Unidos en años recientes ha contribuido mucho al desprestigio del modo de vida capitalista a escala global. El capitalismo ha demostrado que su modelo no se aviene a las aspiraciones de las clases desposeídas de los países ricos, ni a las de los pueblos del tercer mundo, ávidos de vivir en un sistema menos cruel y más equitativo.
Abril 5 de 2018.

WASHINGTON SUFRE UNA CRISIS DE CREDIBILIDAD

WASHINGTON SUFRE UNA CRISIS DE CREDIBILIDAD
Por Manuel E. Yepe

Objetivamente, la credibilidad del gobierno estadounidense, con cualquiera de los dos partidos al frente, ha estado siempre en entredicho a causa de que sus pronunciamientos en política exterior sobre paz, libertad, democracia y derechos humanos contradicen o contrastan sistemáticamente con sus acciones.
Por estos días la agencia de noticias Associated Press (AP), de Estados Unidos, lamentaba en un comentario de sus periodistas que las conflictivas y engañosas declaraciones cotidianas de su Presidente, Donald Trump, y los más importantes miembros de su equipo de asesores principales alimentan nuevas dudas sobre la credibilidad de la Casa Blanca.
“Algunos congresistas republicanos incluso se preguntan si en el presidente de la nación tienen un socio con quien negociar de buena fe y cuánto vale la palabra del primer mandatario”.
Un trabajo de la AP señala que el ex ayudante de un líder republicano en el Congreso ha afirmado a la agencia que negociar con los funcionarios de la Casa Blanca se ha vuelto imposible para los republicanos, dada la propensión del mandatario a socavar las garantías públicas y privadas de su propio equipo. Se ha visto a funcionarios de la Casa Blanca en la inusual posición de instar a los legisladores a que resten importancia a algunas declaraciones del Presidente.
“Recientemente, en uno de sus habituales tuits matinales, Trump amenazó con vetar una masiva ley presupuestaria, luego de que la propia Casa Blanca había asegurado a los legisladores que el mandatario la firmaría”.
Los referidos funcionarios de la Casa Blanca insistieron en privado, según el periodista de la AP, en que el Presidente se estaba desahogando tras conocer informaciones que presentaban el acuerdo como una derrota de varias de sus prioridades.
Aunque, luego de horas de incertidumbre, Trump promulgó la
legislación, esta situación inquietó a algunos republicanos. “La falta de control de los arrebatos de Trump es algo que preocupa a ambos lados de la cámara”, dijo un diputado republicano por Pensilvania que en ocasiones ha sido crítico del dirigente. “El desorden, el caos, la inestabilidad, la incertidumbre y declaraciones desmedidas no son virtudes propias de conservadores”, manifestó.
Miembros de los dos partidos han expresado su preocupación porque el Presidente parece ajeno a la forma en que, al asumir ciertas posiciones y luego abandonarlas sin pudor, socava su propia influencia y su agenda.
Las vacilaciones de Trump con la ley presupuestaria fueron solo uno más de la serie de incidentes recientes que pusieron la credibilidad de las palabras de la Casa Blanca en el punto de mira. A principios de mes, durante un acto privado de recaudación de fondos, Trump alardeó de haber inventado datos comerciales en una conversación con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.
En días recientes, Trump y su equipo negaron rotundamente el posible cese del general Herbert R. McMaster como Asesor de Seguridad Nacional, así como probables cambios en el equipo legal que se encarga del papel de Trump en la investigación del fiscal especial sobre la presunta interferencia de Rusia en las elecciones presidenciales y constituyen una obstrucción a la justicia. Más allá de las
declaraciones públicas, John Kelly, jefe de despacho de la Casa Blanca, había asegurado en privado a su personal que no habría reestructuraciones.
Pero a finales de la semana, McMaster había sido separado y el equipo legal parecía estar buscando su reemplazo.
Los problemas de Trump con la verdad no son algo nuevo, dice el comentario de la AP. A menudo altera los hechos, desde el número de personas que acudieron a su toma de posesión hasta el alcance de la reforma fiscal que firmó el año pasado. Y así como lo hizo al alardear de su mentira a Trudeau, el mandatario raramente parece avergonzarse al repetir afirmaciones que han demostrado ser falsas. Las encuestas demuestran que los estadounidenses no creen que Trump sea veraz, y en una realizada recientemente por Quinnipiac el 57% de los encuestados dijo que el presidente no es honesto. Los defensores del dirigente señalan que fue elegido pese a que durante su campaña las encuestas arrojaron datos similares.
Tal predisposición pone frecuentemente a sus asesores en la incómoda posición de emitir contundentes comunicados públicos que el Presidente inmediatamente desmiente. La portavoz Sarah Huckabee Sanders desmintió en repetidas ocasiones los reportes sobre la salida de McMaster en los días previos al anuncio de Trump de que tenía un nuevo Consejero de seguridad nacional.
Peter Wehner, que trabajó en los gobiernos de los presidentes Ronald Reagan, George H.W. Bush y George W. Bush, dijo que “Trump no tiene a quien culpar más que a sí mismo. Ni siquiera sabe cuál es su propia posición”.
Abril 2 de 2018.