ADOCTRINADOS CONTRA CUBA DESDE LA CUNA

ADOCTRINADOS CONTRA CUBA DESDE LA CUNA
Por Manuel E. Yepe
Siempre he pensado, dicho y escrito que, entre los visitantes extranjeros que llegan a Cuba, aquellos que más se impactan por bondades naturales y morales de Cuba son los estadounidenses. Atribuyo este extraño fenómeno al hecho que, a partir de 1959, desde que nacen hasta la tumba, los estadounidenses han estado viendo, oyendo y leyendo propaganda contra la Isla.
Cuando pisan tierra cubana se sorprenden de muchas cosas que para los visitantes de otros países son conocidas: el vasto apoyo de la población a la revolución socialista; la alegría y felicidad con que participan los cubanos en la construcción social; la censura unánime al bloqueo económico y a la hostilidad que el gobierno de su país practica hacia Cuba. Todo ello contrastante con la acogida
hospitalaria que Cuba ofrece a los visitantes estadounidenses, que es manifiestamente preferencial.
Me viene a la mente un artículo del conocido periodista William Blum, con motivo del fallecimiento del líder revolucionario Fidel Castro, en su columna Anti Empire Report que difunde la prensa alternativa norteamericana. Blum destacaba que el calificativo más frecuente que se leía en los medios de comunicación sobre la muerte de Fidel era el que lo señala como dictador. Casi cada párrafo de todo escrito sobre Cuba en los medios de comunicación estadounidenses desde la revolución de 1959 se refiere al gobierno de la Isla con el epíteto de dictadura. Pero, ¿qué es lo que tiene y qué le falta a Cuba para ser una dictadura?, se pregunta Blum.
“¿Tener una prensa libre? Aparte de la cuestión de cuán libres son realmente los medios occidentales de comunicación, ¿cuál es la norma? ¿Qué pasaría si Cuba anuncia que de ahora en adelante cualquier persona en el país podría poseer cualquier tipo de medio de
comunicación? ¿Cuánto tiempo tardaría el dinero de la CIA -secreto e ilimitado- en poseer y controlar todos los medios de comunicación en el país?
“¿Es acaso que Cuba carece de elecciones libres? Cuba tiene
regularmente elecciones a nivel municipal, regional y nacional. No tienen elección directa del Presidente, pero tampoco Alemania o el Reino Unido y muchos otros países. El Presidente cubano es elegido por el Parlamento, la Asamblea nacional del Poder Popular. El dinero no juega papel alguno en estas elecciones; tampoco lo juega algún partido político, incluyendo al partido comunista cubano. Todos los candidatos se eligen y actúan a título individual.
“¿Cuál es el patrón por el que se juzga al sistema electoral cubano?”, pegunta Blum e ironiza: “¿Será porque no existen empresas privadas que puedan verter miles de millones de dólares en el proceso electoral? Es difícil imaginar una elección democrática y libre sin grandes concentraciones de dinero corporativo. O tal vez de lo que carece Cuba es de nuestro maravilloso sistema del colegio electoral que hace que el candidato presidencial con más votos no sea necesariamente el ganador”.
“¿Es acaso Cuba una dictadura porque se arrestan disidentes? Muchos miles de pacifistas y otros manifestantes han sido presos en Estados Unidos en los últimos años, como en cada período en la historia estadounidense. Durante el movimiento Occupy de hace cinco años, más de 7.000 personas fueron arrestados, golpeadas por la policía y maltratadas bajo custodia”.
Y Blum recuerda que Estados Unidos es al gobierno cubano lo que la organización terrorista al Qaeda es a Washington, sólo que mucho más potente y mucho más vecino. Prácticamente sin excepción, los disidentes cubanos son financiados por Estados Unidos. ¿Acaso Washington ignoraría un grupo de estadounidenses que reciba fondos de una organización terrorista que además se declare abiertamente enemigo suyo?
En años recientes Estados Unidos ha detenido a un gran número de personas en el país o en el extranjero por tener vínculos con organizaciones terroristas (llámense al Qaeda, Estado Islámico, Daesh, Isis o comoquiera que se identifiquen) teniendo con mucha menos evidencia que la que el gobierno cubano presenta de los vínculos con Estados Unidos de los “disidentes” de Cuba.
Los supuestos presos políticos en Cuba son delincuentes probadamente controlados por un gobierno extranjero, un delito prescrito en las leyes cubanas y las de prácticamente todos los países del mundo, incluyendo las de Estados Unidos.
“Aunque haya quienes por ello califiquen al gobierno de Cuba como dictadura, yo lo llamo autodefensa, política de seguridad nacional”, subraya el periodista, escritor, crítico y activista político estadounidense, especializado en temas de terrorismo Bill Blum. La hospitalidad cubana hacia los extranjeros es una cualidad ancestral explicada por muchos expertos como característica propia de los habitantes de islas, entre muchos otros factores geográficos e históricos. Pero en la actualidad todo indica que los cubanos están conscientes de que cualquier estadounidense que visite la isla en son de paz, de alguna manera está rechazando la política de aislamiento y hostilidad contra Cuba. Ello merece correspondencia.
Junio 12 de 2017.

PARADIGMA DE HONRADEZ EN EL HEMISFERIO

PARADIGMA DE HONRADEZ EN EL HEMISFERIO
Por Manuel E. Yepe

Las relaciones humanas basadas en el mercado propician y estimulan la corrupción en el manejo de la administración pública por efecto de la lucha por el dinero, que es la forma en que el mercado promueve el desarrollo económico. Este fenómeno está presente en todas las naciones del mundo, incluso en aquellas que proclaman el socialismo como orientación de su proyecto político.
En el hemisferio occidental, donde se asienta la nación que lidera al sistema capitalista mundial, el problema de la corrupción ha crecido y se ha hecho más complejo con la entrada en el ruedo de las gigantescas corporaciones (en especial las estadounidenses) con sus sobornos de dirigentes y empresarios de los países más pobres del Sur, haciendo lucir a estos últimos, incluso a jefes de estados soberanos, como pequeños gusanos en la podredumbre.
A este respecto, Rafael Correa Delgado, ahora en su carácter de ex presidente de Ecuador, ha dado una lección de honradez y respeto a sus conciudadanos reflejada en el artículo que publicó en el diario El Telégrafo, de Quito, el seis de junio último.
Correa titula su artículo “El Caso Odebrecht”, refiriéndose a una investigación que realiza el Departamento de Justicia de Estados Unidos, hecha pública en diciembre de 2016 sobre la constructora brasileña Odebrecht. A este consorcio se le acusa de haber hecho pagos ilícitos y otras formas de soborno a dirigentes y funcionarios públicos de los gobiernos de doce países: Angola, Argentina, Colombia, Ecuador, Estados Unidos, Guatemala, México, Mozambique, Panamá, Perú, República Dominicana y Venezuela, durante los últimos 20 años, para obtener beneficios en las contrataciones públicas.
Odebrecht creó una “Caja B” a finales de los años 1980 que nombró “Sector de relaciones estratégicas” para encubrir el manejo de estas gratificaciones. Una empleada de la empresa, entonces veinteañera, fue la primera secretaria del ilegal departamento de sobornos, con base en Brasil, desde 1987. Al ser despedida en 1992, llevó consigo esos ilícitos registros contables de operaciones, y los guardó en su casa durante treinta años hasta entregarlos ahora a la Comisión
investigadora del Congreso de Brasil.
La publicación de Odebrecht coincidió con el proceso electoral presidencial en Ecuador, por lo que el escándalo en ese país tuvo repercusiones específicas. Odebrecht declaró haber manejado
operaciones por US$ 5 mil millones de dólares con siete de los 10 últimos gobiernos de Ecuador y realizado sobornos en esa nación por un total de US$33,5 millones de dólares desde el 2007, y que podría haber obtenido beneficios de más de US$116 millones de dólares.
La derecha oligárquica ecuatoriana, con larga experiencia en actos de malversación y fraude, trató de aprovechar la circunstancia para difundir mentiras acusatorias contra el gobierno progresista de Correa, empeñado en generar las grandes transformaciones para beneficio de su pueblo, que le respondió siempre con su apoyo al honesto Presidente. Pero una vez más la derecha fracasó y el pueblo ecuatoriano premió su actuación eligiendo como sucesor de Correa en la Jefatura del Estado a Lenin Moreno, de orientación y compromiso político similar a Correa.
En la madrugada del 2 de junio las autoridades policiales del Ecuador realizaron detenciones que resultaron, según reflejó la prensa, de algo más de una semana de investigaciones.
Correa califica de ingenuidad extrema o abierta mala fe atribuir esas detenciones y allanamientos a tan solo siete días de trabajo. “Mientras unos charlataneaban demagógicamente con algo tan serio y sensible como la lucha contra la corrupción, desde hacía varios meses cada semana nos reuníamos con las instituciones financieras y de inteligencia dependientes del Ejecutivo que incidían en el asunto, así como con la Fiscalía, para seguir todas las pistas posibles en los viajes de altos funcionarios a Estados Unidos, Brasil y Perú. Analizamos la cooperación penal con Suiza y España, así como de informaciones provenientes de ejecutivos de Odebrecht, ex
funcionarios de gobierno, y listas que circulaban por doquier”. El ex mandatario ecuatoriano aclara que esto hubo que hacerlo en medio de un bombardeo mediático con fines políticos que trataba de hacer creer a la ciudadanía que el gobierno le estaba ocultado una supuesta lista de encartados que en realidad nunca existió.
Lo que existía eran delaciones de empresarios corruptos que las autoridades brasileñas solo nos las podrían dar a conocer el 1 de junio, debido a un acuerdo de confidencialidad con los delatores. En función de aquello se investigaron movimientos financieros, tributarios, las empresas relacionadas, se mantuvo bajo vigilancia a los sospechosos y se ubicaron sus domicilios y oficinas, para poder proceder inmediatamente con las detenciones y allanamientos. Pese a que el caso Odebrecht se extiende a doce países, en Ecuador la politiquería pretendió usarlo y fue desenmascarada. El prestigio de la Revolución Ciudadana no pudo ser manchado.
Junio 8 de 2017.

BORICUAS IDENTIFICAN SUS AMIGOS Y ENEMIGOS

BORICUAS IDENTIFICAN SUS AMIGOS Y ENEMIGOS
Por Manuel E. Yepe
La Coca Cola, el canal televisivo Univisión, la línea aérea Jet Blue, el diario Nueva York Daily News, la corporación alimentaria Goya Foods, la telefónica ATT& T, el equipo beisbolero “Yankees” de Nueva York y cuarenta consorcios más, junto con la policía y los bomberos de la ciudad, retiraron su apoyo y patrocinio al desfile puertorriqueño que cada 11 de junio se lleva a cabo en Nueva York.
Motivó el inusitado hecho la decisión de los organizadores del evento de dedicar su celebración al combatiente independentista Oscar López Rivera, recientemente liberado tras cautiverio durante 35 años en prisiones federales sin que jamás le hubieran sido probados los delitos por los que fue condenado.
Los organizadores del desfile no ignoraban que, si bien la posición de principios de López Rivera, tanto como combatiente por la
independencia de su patria como durante sus 36 años prisionero, le hacían merecedor del alto honor, tal designación podría resultar demasiado chocante para mucha gente que se había dejado llevar ingenuamente por las mentiras de la propaganda colonial contra los más insignes patriotas puertorriqueños, cuya rectitud revolucionaria no había podido ser doblegada por tanto tiempo de cruel encierro. El Buró Federal de Investigaciones (FBI) y las filiales locales de varias corporaciones habían desatado una guerra mediática contra el patriota Oscar López Rivera desde antes de ser seleccionado éste para encabezar el desfile puertorriqueño de este año.
Cuando se anunció que se asignaría el nombre de Oscar a una calle del barrio puertorriqueño de Chicago, el FBI intensificó su campaña propagandística contra al patriota, tema que han reciclado hasta la saciedad.
Organizadores del desfile han declarado, en alusión a su decisión de dedicarlo este año a López Rivera, que: “algunas personas comparan su caso con el de Nelson Mandela a quien unas calificaban de terrorista mientras otras lo consideran un luchador por la libertad”.
Oscar insistió que su historial judicial está claro y nunca se le acusó de crímenes violentos, aunque vinculó la desinformación a la campaña de en su contra del FBI.
“Poco a poco esta campaña se ha convertido en peligrosísimo juego donde aparecen personas con armas de fuego diciendo que me van a matar, divulgan comentarios de que yo soy terrorista y provocan que haya gente que se opone a mí porque creen que yo cometí crímenes que no he cometido”, afirma López Rivera.
Rafael Cancel Miranda, otro expreso político puertorriqueño en Estados Unidos, en carta pública a López Rivera, le escribió: “Veo que ahora, en la campaña que llevan a cabo en tu contra, y porque representas Patria y Dignidad, conceptos que no caben en su mentalidad, te han otorgado la misma distinción de terrorista que a mí. Si de terrorismo vamos a hablar, hablemos de quienes, en la historia de la humanidad, por siglos, han sido los peores. Tú y yo somos antiterroristas, aunque los agentes del FBI nos llamen “non-repentant terrorists” (terroristas no arrepentidos). La verdad a veces es dolorosa, pero más doloroso es vivir en el engaño. ¡Pa´lante siempre, que tenemos la razón y el derecho a defendernos!”
“El desfile Nacional de los puertorriqueños tiene derecho a
elegir a quien quiera homenajear. Este año me eligieron a mí y estoy sumamente agradecido. Creo que la decisión merece ser respetada”, declaró López Rivera. “Ningún puertorriqueño tiene porqué someterse a los deseos de las corporaciones. Creo en los boicots. Necesitamos utilizar nuestro poder como consumidores. Un boicot sería perfecto, porque las corporaciones no nos pueden decir qué hacer”.
“Quiero que sepan que vivo profundamente agradecido por los esfuerzos que todos y todas han hecho para hacer posible mi excarcelación”, dijo López Rivera al dirigirse a una multitud en la jornada Mujeres por Oscar que culminó con la comparecencia del propio homenajeado, quien fue recibido por casi un centenar de mujeres en el puente Dos Hermanos en San Juan.
El expreso político dijo allí que nunca perdió la esperanza de ser libre algún día y poder expresar su amor al pueblo. “Vivo con el corazón lleno de amor para todos, independientemente de ideologías, profesiones, religiones, identidades o preferencias sexuales. Todos se unieron e hicieron posible mi excarcelación. Eso habla mucho de nuestro pueblo… Somos más que una ideología”.
Sobre las recientes declaraciones del gobernador Ricardo Rosselló Nevares en las que desaprobó su homenaje durante la parada
puertorriqueña, López Rivera sostuvo que son expresiones que forman parte de la política y carecen de principios.
Rosselló Nevares había enviado en diciembre un mensaje al presidente Obama para exigir la excarcelación de Oscar, señalando que no había sido acusado de crímenes violentos, lo que contradijo en su carta reciente. “Un cambio de postura que ilustra una falta de principios por parte del Gobernador” expuso López Rivera.
Junio 2 de 2017.

LA GUERRA VS VENEZUELA PARECE INEVITABLE

LA GUERRA VS VENEZUELA PARECE INEVITABLE
Por Manuel E. Yepe
Exclusivo para el diario POR ESTO! de Mérida, México.

La Humanidad tiene que reconocer que ninguna revolución en la historia ha hecho tantos esfuerzos y concesiones por evitar la violencia -dentro de lo que permite la dignidad y la vergüenza nacional- como el proceso patriótico bolivariano de Venezuela que lucha por la supervivencia de las conquistas de su pueblo y su porvenir en medio de una situación sumamente compleja.
La revolución chavista, que afirmó el derecho de su patria a integrarse, sin tutela imperialista, en el concierto de naciones independientes del mundo, tropezó desde su inicio con la codicia imperialista por su petróleo y otras abundantes riquezas naturales. En Venezuela se generó una burguesía afín y dependiente de la dominación estadounidense, dentro de la cual se desarrolló un sector empresarial antipatriótico relativamente importante que, a partir de su opulencia, impregnó a otros sectores de la sociedad que ponen, incluso por encima de sus propios intereses capitalistas y los de su patria, los afanes del hegemónico vecino.
El experto periodista francés Thierry Meyssan, uno de los más reconocidos vaticinadores en temas de política internacional actual, considera que algunos vergonzosos acontecimientos recientes en Venezuela dejan ver que “La situación está lista para que, cuando Washington lo desee, comience allí la guerra”.
Thierry Meyssan argumenta en una entrevista que le concedió al sistema informativo ruso Russia Today que las actuales tensiones en Venezuela apoyan su tesis acerca de los argumentos y el modus operandi de que se vale EEUU para promover la intervención militar que ha devenido su propósito principal. Básicamente comienza con la siembra del caos y la obstrucción de toda salida que no sea la capitulación del gobierno legítimamente electo por el pueblo, incluso si lo han sido según los parámetros más rigurosos de la diplomacia tradicional burguesa. Meyssan recuerda que en 2004 expertos del Pentágono habían
pronosticado que, en lo sucesivo, Washington libraría guerras para dividir el mundo en dos zonas: una zona estable para EEUU y sus aliados, en la que se incluirían también algunos enemigos como China, Rusia y la India…, y otra zona donde solo reinaría el caos, sin gobiernos estables ni desarrollo.
Argumentaban entonces que la única aspiración de EEUU debía ser garantizar que ningún estado pudiera representar una amenaza para EEUU, que nadie pudiera ser capaz de desarrollar un poderío que amenace su hegemonía mundial. Incluso publicaron un mapa en el que se indicaba que todo el Medio Oriente debía borrarse y que, en América Latina sólo Brasil, Argentina y México debían permanecer como estados estables.
Meyssan afirma que “cuando estudiamos lo ocurrido en Ucrania, en Siria o en Libia, vemos que es exactamente la misma metodología, siempre comienza igual: se acusa al gobierno de cometer crímenes horribles (…) luego envían al país fuerzas especiales con francotiradores que se colocan en los techos durante una manifestación de protesta con el objetivo de disparar tanto contra los manifestantes como contra la policía. Eso crea una confusión enorme, y cada bando está convencido de que fue el otro el que le disparó. Así comienza de un
enfrentamiento interno”.
Para atacar a Venezuela sin duda van a utilizar uno o varios países fronterizos con Venezuela. Meyssan mencionó a Guyana, como base importante para generar el desorden. También, las bases militares estadounidenses en Colombia, cuyo objetivo esencial es precisamente ese.
Para ilustrar la dimensión informativa en la estrategia, Meyssan recuerda los montajes de imágenes que preparan las grandes agencias informativas para respaldar sus mentiras cuando estalla la agresión o el golpe de estado. Son capaces de fabricar situaciones informativas totalmente opuestas a la real, como lo hicieron en el Medio Oriente, con tiroteos y explosiones cuando hay tranquilidad o viceversa, según su conveniencia desinformativa.
Ese método fue utilizado por primera vez en Yugoslavia. Allí lograron provocar una guerra civil que fraccionó ese país en siete pedazos y “una vez hecho esto, comenzaron a acusar al gobierno de las muertes, y lo llevaron ante el Consejo de Derechos Humanos de Ginebra, que se transformó en tribunal de acusación. Con falsos testigos como testimoniantes se avalaron los cargos y se enviaron al Consejo de Seguridad que, horrorizado, éste autorizó el uso de la fuerza contra “ese terrible régimen asesino de su propia población”.
Hacia el final de la entrevista con Russia Today, Meyssan hace una clara advertencia a todos los que inconscientemente dan su apoyo a los planes de Estados Unidos. “Todas estas oposiciones están cometiendo un grave error. Los movimientos opositores, ya sea aquí en Venezuela como en el mundo árabe, serán todos destruidos. Tras la destrucción de los gobiernos a quienes ellos se hacen frente, el imperio irá a por ellos. Estados Unidos se burla más de estos opositores que de los gobiernos a los que se oponen”.
Mayo 29 de 2017.

SI ACABARAN LAS GUERRAS EN EL MEDIO ORIENTE

SI ACABARAN LAS GUERRAS EN EL MEDIO ORIENTE
Por Manuel E. Yepe

“Cuando finalicen las guerras en el Medio Oriente, las superbacterias y cánceres agresivos causados por el conflicto seguirán atacándonos.” Ese es el título de un reportaje desde Beirut del periodista Robert Fisk publicado el 16 de mayo último, que trata acerca de un aspecto de los efectos de las guerras de Estados Unidos en el Medio Oriente del que muy poco se escribe o se habla.
A inicios del cálido verano de Beirut, relata Fisk, el Centro Médico de la Universidad Norteamericana de Beirut (AUBMC) reunió médicos de Irak, Siria, Yemen y Palestina, de la Cruz Roja Internacional y la organización Médicos sin Fronteras (MSF), para debatir acerca de la suerte de heridos y enfermos en los que se manifestaban, según sus criterios, bacterias resistentes a los medicamentos en los hospitales de la región. Tal fenómeno era bastante familiar para los médicos militares, no así para los civiles.
Este escenario había comenzado a presentarse durante la guerra contra Bosnia, cuando coincidieron sospechas en ese sentido de médicos civiles y militares que habían resultado ellos mismos víctimas del conflicto y, como tales, habían ingresado en los hospitales. Hoy se tienen pistas más antiguas sobre el asunto en relación con las crueles sanciones que la ONU, a instancias de Washington, impuso sobre Irak a raíz de la invasión iraquí de Kuwait en 1990.
En el primer Congreso Mundial de Medicina de Conflictos, efectuado en Glasgow, Irlanda, el profesor Ghassan Abu-Sittah, jefe de cirugía plástica y reconstructiva en la AUBMC, había planteado esta situación de manera cruda y dolorosa.
El problema de resistencia a los antibióticos no existía cuando la guerra de Irán-Irak de 1980-88, en la que 150 soldados iraquíes resultaban heridos diariamente durante las batallas de la península de Al-Faw. Durante el periodo de 12 años de sanciones impuestas por Naciones Unidas, los iraquíes sólo podían usar tres antibióticos que eran los únicos permitidos por las sanciones.
Un análisis de la organización Médicos Sin Fronteras demostró la presencia de bacterias multirresistentes en la mayoría de las infecciones de las heridas de guerra en todo el Medio Oriente, pero los centros médicos de la región ni siquiera poseían capacidad en sus laboratorios para diagnosticarlas.
El doctor Omar Dewachi, médico iraquí entrenado y educado en Harvard, profesor de Antropología médica en la Universidad Norteamericana de Beirut, cita a un paciente iraquí en espera de tratamiento en Beirut que le dijo que “la mayoría de los buenos médicos ha abandonado el país, y aquellos que no lo han hecho han perdido su humanidad”. Dewachi presentará próximamente un libro titulado “Vida ingobernable: medicina obligatoria y diplomacia en Iraq”, sobre la historia médica de Irak desde la primera guerra mundial, donde revela que sucesivos gobiernos iraquíes posteriores a 2003 han estado remitiendo a civiles, militares, parlamentarios, fuerzas de seguridad personal, –e incluso de la milicia y miembros de partidos políticos– a los hospitales en Beirut, Líbano.
Aproximadamente la mitad la fuerza médica en Iraq ha salido del país en los últimos veinte años. El Servicio Nacional Británico de Salud (BNHS), donde muchos iraquíes fueron entrenados, alberga una de las mayores poblaciones de médicos iraquíes fuera de Irak.
El análisis de MSF no sólo plantea preguntas acerca de los efectos a largo plazo del régimen de sanciones de la ONU de 1990, sino también la reversión de los avances médicos en el tratamiento del cáncer y la diabetes. “Esto último debido a la incapacidad de los sistemas de salud y la tecnología para proporcionar el mismo nivel de cuidado en ambientes de guerra dura y compleja”.
Una profesora italiana de genética dijo que en muestras de tejidos usados en la guerra de tres semanas entre Israel y Hamas en Gaza de 2008 – 2009, se aprecian restos de metales pesados carcinogénicos y teratogénicos capaces de provocar cánceres y niños deformes en las heridas de los palestinos. Así lo testimonio en Beirut incluso un grupo de médicos extranjeros que presenciaron la masacre en los campos palestinos de Sabra y Chatila en 1982, a manos de la milicia cristiana libanesa aliada de Israel.
Para Abu-Sittah, no es cierto que las guerras terminen. Sus heridas continúan causando dolor mucho después de cesar las hostilidades. Un cuerpo herido envejece diferente. Incluso las guerras han hecho la línea de base del cáncer más agresiva.
Una herida de bala afecta a un paciente durante décadas después de haber sido infligida. Se conoce que los francotiradores israelíes disparan hacia la parte posterior de la rodilla de la persona que atacan, cerca del tercio inferior del muslo. Esto no mata
necesariamente, pero casi siempre requiere de amputación porque se trata de la unión del nervio ciático, la arteria poplítea y la articulación. Así, con una bala logran dar en tres blancos.
Mayo 25 de 2017.

LA EXCARCELACIÓN DE OSCAR LÓPEZ RIVERA

LA EXCARCELACIÓN DE OSCAR LÓPEZ RIVERA
Por Manuel E. Yepe
Exclusivo para el diario POR ESTO! de Mérida, México.
https://manuelyepe.wordpress.com/

Tras más de 35 años de encierro en cárceles estadounidenses, 12 de ellos en confinamiento solitario, sumados a cuatro meses bajo arresto domiciliario en casa de su hija en Santurce, con grillete electrónico que vigilaba sus movimientos, (del 9 de febrero al 17 de mayo de este año 2017) fue formalmente excarcelado el prisionero político puertorriqueño Oscar López Rivera.
El patriota independentista boricua, de 74 años de edad, ha insistido en que él no ha sido liberado, sólo excarcelado, porque Puerto Rico no es aún un país libre. “Nadie viviendo en una colonia puede ser libre y yo no lo soy ni lo seré hasta que termine la condena de mi patria”. López Rivera había sido sentenciado en 1981 a 55 años de prisión acusado de conspiración sediciosa y por supuestos vínculos con las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN) de Puerto Rico. Más tarde le cargaron otros quince años por intento de fuga.
El pasado 17 de enero, el presidente Barack Obama, poco antes de abandonar la Casa Blanca, presionado por una intensa y extensa campaña por su liberación y considerando la condición de veterano de la guerra estadounidense contra Vietnam del patriota boricua, le permutó lo que le restaba de su condena total de 70 años, por cuatro meses de arresto domiciliario.
En una entrevista con el diario Claridad, de San Juan, López Rivera expresó su intención de continuar su batalla por el fin del estatus colonial de Puerto Rico y reiteró que la revolución cubana es “un símbolo y un ejemplo a imitar”.
Recordó que la lucha patriótica en la Isla y la de los boricuas radicados en Estados Unidos hizo posible en 1979 la excarcelación de los héroes nacionalistas Andrés Figueroa Cordero, Lolita Lebrón, Rafael Cancel Miranda, Oscar Collazo e Irving Flores. Fue la solidaridad mundial la que condujo a la orden de excarcelación suscrita entonces por el presidente James Carter.
Poco después se intensificó la lucha por la liberación de los patriotas vinculados a las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN) entre los que estaba Oscar López Rivera.
La presión desde Puerto Rico y desde los barrios boricuas en Estados Unidos fue cada vez mayor, con fuerte impacto mundial.
En 1999, el gobierno de Bill Clinton ofreció a 12 miembros del FALN de Puerto Rico que cumplían largas condenas en cárceles de Estados Unidos, amnistiarles a cambio de que suscribieran bajo juramento una declaración de arrepentimiento por los crímenes terroristas que motivaron sus sanciones. Oscar López Rivera fue el único que se negó a aceptar la oferta, que consideró humillante.
Oscar reconoce y aprecia el esfuerzo que en su caso se hizo “desde la siempre solidaria Cuba, desde Venezuela y tantos otros lugares, así como la importante participación de figuras religiosas como Desmond Tutu y el Papa Francisco. Pero él está consciente, dijo, de que lo principal es el esfuerzo en el seno del pueblo borinqueño, porque si aquí no se hubiese dado la lucha que envolvió a prácticamente toda la sociedad, difícilmente los del exterior se hubiesen movilizado”. López Rivera se refiere con gran respeto e intensa solidaridad a los dirigentes del partido estadounidense de los Panteras Negras (Black Panther Party) que permanecen en prisión, algunos de ellos desde hace más de 45 años, sin perspectiva de que puedan dejar atrás los barrotes.
La clave para que finalmente se lograra la liberación de Oscar y para que el presidente Barack Obama, estando ya próximo a dejar el cargo, suscribiera la orden del indulto ha estado en la evidencia de la solidez de nuestra voluntad de ser libres”, ha sentenciado el prócer puertorriqueño.
López Rivera anunció que realizará una peregrinación por los 78 municipios de Puerto Rico y por la diáspora en Norteamérica como parte de su intención de crear la fundación Libertá, por medio de la cual persigue dialogar, compartir ideas y promover la unidad de los puertorriqueños. “Si pretendemos descolonizarnos tenemos que unirnos, no hay otra opción”, dijo el revolucionario boricua.
Su primera exposición de carácter internacional será ante el Comité de Descolonización de la Organización de Naciones Unidas el 20 de junio próximo y luego se mantendrá trabajando en su fundación, con la que llevará su mensaje por la independencia y el bienestar social y comunitario de sus compatriotas, al tiempo que promoverá mayor conciencia acerca la situación de Puerto Rico.
Su gira, encaminada a agradecer a quienes apoyaron su liberación, será larga y recorrerá muchos lugares en Estados Unidos. Comenzará por Humboldt Park, barrio boricua de Chicago donde un tramo de la calle Mozart llevará su nombre.
¡Honor a quien honor merece!

Mayo 22 de 2017.

TRUMP ES SÓLO UN SÍNTOMA DE LA ENFERMEDAD

TRUMP ES SÓLO UN SÍNTOMA DE LA ENFERMEDAD
Por Manuel E. Yepe

“Olvidemos la destitución de James Comey. Olvidemos la parálisis en el Congreso. Olvidemos la idiotez de la prensa que reporta el declive hacia la tiranía como si fuese un enfrentamiento deportivo entre las corporaciones republicanas y los demócratas corporativos, o un reality show protagonizado por nuestro maniático Presidente y los idiotas que lo rodean”.
Así comienza un análisis de las causas de la crisis del sistema electoral, y por extensión del político y social, de Estados Unidos presentado por el premio Pulitzer Chris Hedges en su columna habitual en Truthdig y en otras publicaciones alternativas.
“Olvidemos el ruido. La crisis que enfrentamos no encaja en las imágenes públicas de los políticos que integran nuestro gobierno disfuncional. La crisis que enfrentamos es el resultado de un golpe corporativo de cuatro décadas, a cámara lenta, que ha hecho impotente al ciudadano, nos ha dejado sin auténticas instituciones democráticas y ha permitido a los poderes corporativo y militar convertirse en omnipotentes. Esta crisis la ha generado un sistema electoral corrupto con soborno legalizado. Donald Trump, es el síntoma de la enfermedad, no el padecimiento mismo”.
Hedges considera que la declinación hacia el despotismo en Estados Unidos comenzó a partir del perdón otorgado a Richard Nixon, cuyos delitos administrativos en la presidencia eran crímenes impugnables aunque ahora hayan pasado a ser legales, así como han sido legalizados los asaltos extrajudiciales, incluyendo los asesinatos selectivos y encarcelamientos masivos de disidentes y radicales, especialmente de ciudadanos negros.
Todo comenzó, según Hedges, con la creación de cuerpos corporativos financiados por fundaciones y organizaciones que tomaron el control de la prensa, los tribunales, las universidades, la investigación científica y los dos principales partidos políticos.
Forma parte del origen del descalabro actual el hecho de que la policía militarizada comenzara a matar ciudadanos desarmados y a diseminar por todo el país el horrendo sistema estadounidense de encarcelamiento masivo y penas de muerte. Súmese a ello el despojo de los derechos constitucionales más básicos: privacidad, debido proceso, hábeas corpus, elecciones justas y disidencia. El desbarajuste se aceleró cuando operadores políticos como Roger Stone (un cercano asesor de Trump), emplearon dinero público en la creación de anuncios políticos negativos y narrativas falsas para engañar al público, convirtiendo el debate político en burlesco.
Apunta Hedges que “hoy estamos atrapados como ratas en una jaula… Un narcisista y un imbécil pueden ser los operadores de los circuitos eléctricos encendiéndolos y apagándolos, pero el problema está en que el estado corporativo lo controla todo; o lo desmontamos o estamos condenados”.
Mumia Abu-Jamal, el preso político más conocido de Estados Unidos, dijo telefónicamente a Hedges desde la prisión donde está encarcelado en Frackville, Pennsylvania, que considera que el estado corporativo necesita que exista una ilusión de normalidad y de orden. “En Roma, los emperadores ofrecían pan y circo. En Estados Unidos, lo que ofrecen son imágenes de amas de casa en telenovelas, deportes y cuentos morales de gente mala y policías buenos. Este país se jacta de haber sido fundado en principios de libertad. Pero en verdad fue fundado en los de la esclavitud, el holocausto y el genocidio. Fuerzas racistas, violentas y despóticas siempre han sido parte del paisaje del país y a menudo han sido toleradas y habilitadas por el Estado para perseguir a la gente pobre de color y a los disidentes. Trump, es una vergüenza para el estado corporativo y los órganos de seguridad interna, puede ser removido de la Presidencia, pero un golpe palaciego sólo consolidaría el poder del estado profundo y sería utilizado de pretexto para intensificar las medidas internas de represión. Millones de personas, incluyendo a indocumentados, los que tienen condenas por delitos graves, los encerrados en cárceles y la gente pobre de color, que ya han sido despojados de sus derechos, y algunos asesinados indiscriminadamente por la policía. Son estas las realidades del terror de estado cotidiano a que están sometidas estas minorías, situación que solo terminará cuando acabe el proceso de saqueo corporativo… con o sin Trump”.
Hedges considera que las élites corporativas, asustadas por lo que el científico social Samuel Huntington llamó “el exceso de democracia que se originó en la década de 1960”, han venido destruyendo metódicamente el edificio democrático y al hacerlo se aseguran de que el nuevo sea puesto en manos de enemigos de una sociedad abierta y que la ciudadanía quede aislada del gobierno. Cuando las instituciones democráticas dejan de funcionar, cuando el consentimiento de los gobernados se convierte en una broma, los déspotas, los teóricos de la conspiración, los altos mandos militares, los multimillonarios, los estafadores y los protofascistas, llenan el vacío político.
Mayo 18 de 2017.

JUSTIFICAR LA VIOLENCIA CON MENTIRAS

JUSTIFICAR LA VIOLENCIA CON MENTIRAS
Por Manuel E. Yepe
Exclusivo para el diario POR ESTO! de Mérida, México.
https://manuelyepe.wordpress.com/
A escala global, es asombrosa la ligereza con que los medios corporativos estadounidenses falsean y tergiversan realidades en función de sus fines, generalmente retorcidos y siempre a favor del capital y adversos a los pueblos.
Son capaces de convertir la imagen de un líder popular en la de un brutal dictador en cuestión de días, aunque se trate de un dirigente aclamado por su pueblo y repetidamente votado en elecciones de incuestionable limpieza. Pueden transformar la imagen pública de fanáticos religiosos en prototipos de respetuosos demócratas y las de gobernantes tiránicos en nobles activistas por los derechos humanos. Cualquier nación del Tercer Mundo que fortalezca sus defensas ante amenazas de intervención imperialista en sus asuntos puede convertirse a los ojos del norteamericano común en un potencial agresor peligroso para sus vecinos.
Para que se cierre el círculo, se requiere una masa preparada debidamente para asimilar tales manipulaciones. El gran desarrollo de los métodos de propaganda, de las relaciones públicas, la publicidad y la comunicación en general –internet incluido–, conforman un escenario idóneo para que ello ocurra en Estados Unidos. Bienaventuradamente no es así en todas partes.
Tras aceptar que el ataque de Estados Unidos contra una base de fuerza aérea Siria constituyó una violación de la soberanía siria y del derecho internacional, un profesor de derecho de una acreditada universidad de Estados Unidos declaró a la prensa que, no obstante ello, él consideraba justificable el premeditado ataque. El profesor comparó la acción con una simple falta de no acatar una señal de pare en un semáforo por una circunstancia de emergencia.
El destacado analista marxista estadounidense de problemas
internacionales Zoltan Zigedy relata lo anterior como una prueba del colosal nivel de hipocresía en que se han hundido las élites intelectuales estadounidenses.
“Lamentablemente, Washington ha tenido éxito en lograr que sus agresiones sean vistas como intervenciones humanitarias, el
equivalente moderno de la civilización de salvajes en el siglo XIX.” “Dado que hacer aceptables sus fechorías se volvió más sofisticado y los perpetradores resultaban cada vez más exitosos, disminuyó la necesidad de contar con aliados. Tras desaparecer la URSS, Estados Unidos comenzó a utilizar a Naciones Unidas para estas trastadas, inventando “coaliciones de amigos dispuestos a ayudar” como máscaras para intervenciones en el Medio Oriente; y en años más recientes utilizó repetidamente el escudo de la OTAN. Ahora, Washington actúa unilateralmente, descaradamente”.
Se aprovecha de oportunos incidentes en torno a los cuales promueve simpatías a favor de alguna de las partes y apronta un llamado a la intromisión en función de sus intereses hegemónicos.
Por supuesto, las falsas provocaciones no son estratagemas nuevas. La entrada de Washington en conflictos por provocación artificial se hizo presente en los albores del siglo XX, en un acto que marcó el nacimiento del imperialismo estadounidense: el hundimiento del acorazado Maine en el puerto de La Habana.
Con la ayuda de William Randolph Hearst y Joseph Pulitzer, dos iconos contrapuestos del periodismo en Estados Unidos, el incidente sirvió para que Washington “justificara” su declaración de guerra contra España, sin que hasta hoy se haya podido confirmar que realmente fueron las autoridades coloniales que mandaban en la isla las causantes de aquel crimen calificado de autoagresión por los historiadores más objetivos.
Puede afirmarse que, desde entonces, todas las guerras de Estados Unidos han comenzado con una gran mentira ajustada a necesidades internas de la superpotencia, dirigidas a acomodar al Congreso, la opinión pública nacional, la extranjera, o a intereses específicos de algún sector del imperio. En todos los casos, la cúpula imperial ha utilizado el control que ésta ejerce sobre los medios fundamentales de información (mainstream media) y todos los recursos del gobierno para apoyar esas fabricaciones.
Fueron abrumadoras mentiras las que enmarcaron los embates que acabaron con la soberanía de la antigua Yugoslavia, de Irak y de Libia, para no hablar de numerosas acciones encubiertas de Estados Unidos contra naciones del Tercer Mundo prácticamente en todo el orbe, siempre asentadas en falsedades que, dada la disparidad de capacidades informativas se convierten en guerras de “león contra mono amarrado”. La vergonzosa agresión de que está siendo víctima Venezuela es, por sí sola, muestra de esta doble moral. Incapaces de lograr una victoria por las urnas, la oposición pro imperialista patrocina una toma del poder mediante la violencia. Estados Unidos acusa al país de no tener democracia pese a que allí se han realizado veinte elecciones desde 1998 que varios organismos internacionales -OEA y Unión Europea incluidos- han calificado de transparentes y que el ex presidente de Estados Unidos Jimmy Carter ha valorado el sistema electoral venezolano actual como “el mejor del mundo”.
Mayo 15, 2017.

EL PRESIDENTE DE EEUU Y EL ESTADO PROFUNDO

EL PRESIDENTE DE EEUU Y EL ESTADO PROFUNDO
Por Manuel E. Yepe
Exclusivo para el diario POR ESTO! de Mérida, México.
https://manuelyepe.wordpress.com/

El hecho de que Donald Trump fuera electo presidente de los Estados Unidos pese a ser severamente objetado por los medios de prensa, el partido demócrata e incluso buena parte de los líderes del partido republicano que lo postuló, y sin ser considerado favorito de los militares ni de sector decisivo alguno de la sociedad civil, ha dejado atónitos a especialistas y profetas del complejo pero muy estudiado sistema electoral estadounidense. ¿Trump, a quién representa? ¿Para quiénes está gobernando? ¿Quien lo eligió?
Aunque en sus primeros meses en la Casa Blanca no ha dado señales claras de ello en sus disposiciones gobernativas ni en sus muy contradictorios discursos, a través de los nombramientos que ha efectuado de los integrantes de su equipo de gobierno pueden obtenerse algunas indicaciones al respeto. Por ejemplo, su gabinete y
principales asesores están todos estrechamente vinculados a las grandes corporaciones.
Entre esos grandes grupos corporativos sobresale Goldman Sachs, que pareciera ser la “universidad” que ha graduado a los integrantes del círculo superior de opulentos guardianes financieros del “trumpismo”. Como candidato a la presidencia estadounidense, Trump posó por momentos de populista favorable a los trabajadores cuando se presentó como crítico del establishment y se mostró partidario de “devolver el poder al pueblo”.
Así lo declaró en su discurso inaugural, confirmando aquello de que “la esencia de la política estadounidense consiste en que en los períodos electorales el elitismo se convierte en el manipulador del populismo”, como dijo hace tres décadas el escritor y crítico social angloamericano Christopher Hitchens.
Según el periodista e historiador Paul Street en un artículo que publicó el 21 de abril en el periódico digital Counterpunch, “los dos grandes partidos que administran los intereses de Estados Unidos tienen perfiles históricos, demográficos, etnoculturales, religiosos y geográficos diferentes pero, en sus manipulaciones compartidas de retórica populista cuidadosamente calibrada, manifiestan siempre identidad electoral bipartidista en nombre de los súper ricos y su imperio global”.
Ambos lados del espectro político aparente son manipulados por las mismas fuerzas. “Entre un fanático cristiano de derecha en Georgia y un liberal en Manhattan se manifestaran abundantes diferencias, pero en realidad es sólo un juego. “No hay manera alguna de votar contra de los intereses de Goldman Sachs porque con Bush o con Obama, Goldman Sachs siempre gana”.
Actualmente, a esa élite oculta del poder se le identifica como estado profundo integrado por un conjunto de corporaciones que nadie ha elegido nunca para esta función.
Mediante el ejercicio de propiedad sobre los medios de producción, las corporaciones ejercen tanta energía sobre las comunidades como los reyes sobre sus siervos feudales. Compran la lealtad del trabajador por su capacidad para contratar y despedir al obrero y proporcionarle los beneficios básicos como la atención sanitaria, retenerles ingresos para “ayudarles” a ahorrar para sus retiros y canalizarles las pensiones.
Poseen poder bastante para destruir la vida de las personas a través de la fuga de capitales. Simplemente con amenazar a una comunidad con el traslado de sus fábricas al extranjero en busca de mayores beneficios y leyes ambientales más débiles, tienen como rehenes a los trabajadores estadounidenses.
Street recuerda que, más allá de la propiedad y las palancas de inversión y la desinversión, el capital ejerce altos niveles de control en la política social y cultural por la compra de candidatos y su elección a través de las donaciones de campaña; las enormes inversiones en relaciones públicas y propaganda para influir en la formación, las creencias y los valores de los ciudadanos, los políticos y otros “formadores de opinión”; las ventajas para la captura de las posiciones claves del gobierno que se ofertan a sus incondicionales, la oferta de mejores posiciones en el sector privado a funcionarios públicos que salen del gobierno; la “captura ” (por corrupción o como soborno) de privilegios de parte de funcionarios estatales, políticos, personal de los medios de comunicación, educadores, gestores sin fines de lucro y otros “influyentes” y la concesión de puestos de trabajo, cargos en Juntas Corporativas, pasantías y otros beneficios y pagos a familiares de funcionarios públicos, entre muchas otras formas de ejercitar control de la sociedad.
Es justo destacar que nada de esto es singular del régimen de Donald Trump. Cada una de estas características ha existido por igual en todas las administraciones estadounidenses -republicanas y demócratas- porque son propias del Estado Profundo que hace mucho tiempo rige en Washington, sin que nadie lo haya elegido, para beneficio del 1% más rico de los estadounidenses.
Mayo 8 de 2017.

LA HABANA NO SERÁ GENTRIFICADA

LA HABANA NO SERÁ GENTRIFICADA
Por Manuel E. Yepe
Una prueba de que el capitalismo neoliberal es universal en su dominación, está en la especulación inmobiliaria que fundamenta el sueño neoliberal de que la riqueza es fácil en el mundo capitalista. Lo más común es encontrar un suntuoso edificio construido donde antes hubo muchas viviendas modestas y/o pequeños comercios. Si no hubiera una valla que se lo informe, investigue y generalmente conocerá que la nueva construcción alojará o dará servicio a un reducido número de familias pero en condiciones muy suntuosas.
Este fenómeno propio del capitalismo se llama “gentrificación”. A veces afecta a barrios enteros de población humilde y deja bellos espacios que ciertamente pueden constituir orgullo de amplios sectores de la ciudadanía –incluso sectores populares- aunque hieran la sensibilidad de quienes se preocupan por la peor situación en que quedaron quienes habitaban esas áreas.
Recuerdo que poco después del triunfo de la revolución en Cuba, hace más de medio siglo, oí hablar por vez primera de este fenómeno a un joven soñador nombrado Eusebio Leal, quien -si no me equivoco- por ser aficionado a la historia, comenzó a trabajar como asistente del anciano historiador de la ciudad de La Habana, Emilio Roig de Leuchsenring (1889 – 1964). Se entregaba con tanto esmero a su labor que se convirtió, primero, en fiel e imprescindible ayudante de este sabio y, luego de su muerte, en su sustituto.
El proceso de restauración del centro histórico de Ciudad de La Habana ha pasado por varias etapas desde que, en 1938, se fundó con carácter autónomo la Oficina del Historiador por iniciativa del Dr. Emilio Roig de Leuchsenring, con el propósito de fomentar la cultura habanera y promover la conservación del valioso legado monumental que la capital del país atesora.
Eusebio incorporó a las enseñanzas de su mentor sus propias
consideraciones y teorías acerca del curso que debía aplicarse a los proyectos de conservación, reconstrucción y desarrollo de la ciudad capital de todos los cubanos con tal brillantez que bien pronto se hizo evidente que nadie más que él podría asumir la compleja tarea de conducir esos trabajos. Fue designado oficialmente Historiador de la Ciudad cuando ya había demostrado, en la práctica cotidiana, que era la persona idónea para impulsar los ambiciosos proyectos que apenas bullían en su mente pero que ya describía como hechos consumados. Había que convencer a tanta gente de que la necesidad de salvar a La Habana era tan presionante que tendría que ser asumida de manera prioritaria y simultánea con las de educación, salud pública y defensa del país.
Ello implicaba un trabajo de convencimiento y promoción que hizo que Eusebio Leal sobresaliera como tribuno y diplomático tanto como administrador y constructor. Por supuesto, las obras y proyectos de la Oficina del Historiador de La Habana obtuvieron patrocinio entusiasta de la máxima dirección política del Estado cubano, incluyendo el del máximo líder Fidel Castro quien les dio todo su apoyo cuando ello fue necesario.
Con su participación personal en cada detalle promocional, el centro histórico de la capital cubana fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1982, algo que impulsó un proceso de restauración que ha trascendido los marcos de la conservación patrimonial y se convirtió en ejemplo de desarrollo local sostenible. El proceso restaurador apuntaba a que el centro histórico no sería solamente un acto de alto valor arquitectónico y urbanístico, sino además un sitio de gran potencial cultural, económico y social, con la convicción de que una rehabilitación exitosa debía ser autofinanciable y socialmente participativa.
El proceso de restauración del Centro Histórico de La Habana Vieja basado en un modelo de autogestión con enfoque participativo y comunitario ha sido exitoso en el contexto patrimonial cubano y ha aportado al objetivo de garantizar las conquistas sociales logradas por el pueblo cubano con la revolución socialista.
Un indudable impacto social del proceso de restauración, es que a partir de su propia labor, se ha creado una nueva conciencia sobre los valores de la ciudad, sus potencialidades y la factibilidad de su recuperación.
A partir de la restauración de antiguos hoteles, la creación de hostales y de servicios extrahoteleros de diverso orden, se ha constituido en la cara más visible de la economía del centro histórico, junto con la actividad comercial, y ha conformado un perfil que al igual que la actividad artesanal, califica al centro histórico de la ciudad.
La Habana no será gentrificada. La población que le ha dado fama mundial por su alegría, sus tradiciones, su hospitalidad, su generosidad y su solidaridad seguirá siendo dueña absoluta de la cada vez más bella y acogedora ciudad.
Mayo 4 de 2017.