LAS MENTIRAS DE TRUMP MATAN A SUS PARCIALES

LAS MENTIRAS DE TRUMP MATAN A SUS PARCIALES
Por Manuel E. Yepe

Las mentiras de Trump están exterminando a sus partidarios a medida que COVID comienza a barrer las zonas rurales de Estados Unidos donde ha estado el “núcleo duro” de quienes lo apoyan.
Donald Trump, el presidente de la “guerra” del coronavirus, acusó ayer al estado de Nueva York de aumentar el número de sus muertes por coronavirus, luego que Nueva York revisara sus cifras para reflejar los miles de personas que murieron de COVID-19 antes que la enfermedad tuviera ese nombre.
Se pasó de la consigna “Nada hay que temer sino al miedo mismo”, a la de “Todo lo que hemos hecho está documentado y considerado genial”, que es cómo Trump respondió a las cifras revisadas de Nueva York. Una encuesta muestra que el 45 % de los televidentes de Fox News creen que las cifras de muertes por coronavirus están infladas porque: ¡El presidente lo dijo en sus tuits!
“A mediados de marzo, cuando la crisis de COVID empezaba a asomar pero aún podría haberse contenido mejor, la Casa Blanca se vino a dar cuenta de que había escasez de máscaras para su personal. Esto desencadenó una lucha para conseguir máscaras de Taiwán alrededor del 14 de ese mes.
“En ese momento, el gobierno de EEUU estaba desalentando al público de usar máscaras (Nasabucos), diciendo que las personas sanas no las necesitaban”, informó The Washington Post.
La reacción de Trump a las cifras de Estado de Nueva York, combinadas con la flagrante hipocresía de su administración sobre las máscaras protectoras, son sólo una pieza más de sus esfuerzos por reescribir la historia de su letal incompetencia en la respuesta a la pandemia de COVID-19.
Sus intentos están teniendo un efecto galvanizador en muchos de sus partidarios, que ahora están amontonándose para protestar por las diversas órdenes de protección que se han puesto en marcha en todos los estados.
“Un movimiento de protesta se está afianzando en los estados que han ampliado las normas de distanciamiento social, cerrado las escuelas y restringido el acceso a grandes reuniones religiosas. Y está siendo alimentado por los leales y aliados políticos del Presidente Donald Trump.”, informa The Daily Beast. “”
Estas protestas a favor de Trump han surgido en Idaho, Carolina del Norte, Oklahoma y otros estados que aún no han sentido todo el peso de la pandemia. El ejemplo más vívido hasta la fecha se produjo en Michigan, donde miles de manifestantes de derecha, algunos de ellos con fusiles de asalto AR-15, se agolparon en el edificio del capitolio de ese estado para protestar por la orden de la gobernadora de quedarse en casa.
Mientras que el propio Trump es en gran parte responsable de este increíblemente peligroso estallido de falso patriotismo, sus aliados ideológicos han estado ocupados en las redes sociales. Un video cargado de desinformación denunciando a Anthony Fauci, la otra cara de las sesiones informativas diarias sobre el coronavirus.. a quien acusan de ser parte del “Estado Profundo”,
Las iglesias evangélicas se han llenado con partidarios de Trump que han sido llevados a creer que estas órdenes de quedarse en casa emitidas por los gobernadores de los estados son un ataque a su derecho constitucional de reunirse en el culto a su antojo.
“Desde el 29 de marzo, cuando se diagnosticó el primer caso en un estudiante afectado, los casos confirmados de coronavirus en el distrito de salud de Virginia Central, han crecido de siete a 78”, informa The New York Times.
Mientras los más ardientes partidarios de Trump se agrupan para protestar contra las necesarias restricciones del coronavirus, los puntos afectados de COVID han empezado a florecer en regiones que han sido hasta ahora, núcleos de su apoyo.
Nebraska, Idaho, Dakota del Sur y otros estados rurales del cinturón agrícola están experimentando picos en los casos de COVID confirmados. La llamada “curva” de los casos parece estar aplanándose a nivel nacional porque la mayoría de las personas, especialmente en las áreas urbanas, están cumpliendo devotamente con las restricciones del distanciamiento social. Hay alrededor de 30.000 nuevos casos cada día en este momento; el número ya no se está acelerando, pero sigue siendo espantoso contemplarlo.
¿Qué pasará cuando esta cosa arda de verdad en la América rural? Ya ha comenzado, debido a que todos esos partidarios de Trump pudieran estarse poniendo de pie, hombro a hombro.

Abril 24 de 2020.

SI LAS ESPERANZAS HUMANAS SE FRUSTRAN

SI LAS ESPERANZAS HUMANAS SE FRUSTRAN
Por Manuel E. Yepe
Especial para el diario POR ESTO! de Mérida, México.
https://manuelyepe.wordpress.com/
Una eventual reelección de Donald Trump en la presidencia de Estados Unidos frustraría, una vez más, las expectativas de aquellos que, en todo el mundo, han creído posible que los estadounidenses fueran capaces de condenar, por sí mismos, la política contraria al derecho internacional y las normas de convivencia que han practicado los gobiernos de uno y otro partidos representantes de los intereses oligárquicos que se alternan en la presidencia de ese país
norteamericano.
Las elecciones presidenciales de 2020 se celebrarán el martes 3 de noviembre de 2020, y serán los quincuagésimos novenos (59º) comicios presidenciales en Estados Unidos. El 3 de noviembre de 2020, los votantes elegirán a los compromisarios que a su vez deberán escoger al nuevo presidente y a su vicepresidente a través del Colegio Electoral. Apenas serían alrededor de la mitad de los estadounidenses –porque la mayoría de los ciudadanos de ese país con derecho al voto no está interesada o no confía en el sistema político que se autoproclama el más democrático del mundo- los que concurrirían a las urnas para cumplir el ritual de votar para elegir al hombre que habrá de ejercer en los próximos cuatro años el gobierno del país más poderoso que haya conocido la historia de nuestro planeta.
Lo habitual es que no haya gran diferencia entre las opciones que se presentan a los votantes: siempre son dos multimillonarios muy poco identificados con los intereses del ciudadano medio y mucho menos con las necesidades de la población de menores ingresos, que jamás ha sido tomada en cuenta en ese riquísimo país. Joe Biden
Pero lo inusual de estos comicios de 2020 es que la comparación respecto a las finanzas de los candidatos ha sido sustituida por planteamientos en el terreno ideológico, a partir de que uno de ellos ha roto con las normas que han regido los discursos de los candidatos. Como vicepresidente de Obama, Biden se caracterizó por el apoyo en las políticas de Obama en materia de relaciones internacionales y asuntos sociales, sobre todo en el diseño de la estrategia de retirada de las tropas de Iraq y la Guerra en Afganistán. Su experiencia negociadora fue útil durante las negociaciones con el Partido Republicano en Congreso en materia de política tributaria, economía y presupuestos, siendo vital en la aprobación de la ley de control del Presupuesto del año 2011 y en la de Alivio Tributario de 2012. Además, su papel en los esfuerzos de la Administración Obama por limitar la venta de armas, luchar contra los abusos sexuales en los campus universitarios así como en la búsqueda de paliativos para la ausencia de seguro medico en la población de escasos ingresos.
Pero que nadie se llame a engaños. Continuaría rigiendo los destinos de la gran nación norteamericana una opulenta oligarquía económica que nadie ha elegido jamás y que nunca se ha sometido a comicios: la oligarquía plutocrática de las grandes corporaciones, que constituye el verdadero núcleo del poder real, que seguirá siendo el factor determinante en la vida política nacional y global estadounidense. Es sabido que al frente del imperio se mantendría en cualquier caso esa jerarquía económica estadounidense que solo de manera formal cedería su poder a una cúpula política que -sirviéndose del gobierno- haría prevaler la moral y las leyes oligárquicas, al tiempo que cuida del orden y neutraliza los conflictos internos.
Aunque este supremo poder de las enormes corporaciones transnacionales determina también en la política interna, es en el ámbito de la política exterior donde más claramente se expresa el control que ejerce.
Fueron empresarios y banqueros norteamericanos quienes determinaron la transformación del mundo en un mercado y la sustitución de la diplomacia por el sistema de presiones, amenazas, bloqueos, agresiones y ocupaciones de países completos que caracteriza actualmente la política exterior estadounidense. Fueron ellos quienes introdujeron la práctica de que las relaciones entre los países bajo su dominación imperial tuviera lugar por medio de embajadores procónsules y presidentes marionetas.
A diferencia de los políticos -que deben dar la cara en contiendas electorales y ejercer tareas administrativas en las que muestran sus rostros- los jerarcas económicos ejercen su poder sin compromisos individuales, sin límites prefijados y sin estar sujetos a normas éticas ni morales.
Paradójicamente, las grandes corporaciones tienden a ser apreciadas y respetadas porque teóricamente generan empleos que aportan bienestar, en tanto que los políticos, que cobran impuestos y reprimen con sus policías, tribunales y cárceles, se desgastan, degradan y cargan con las culpas.

Abril 29 de 2020.

HALCONES Y PALOMAS EN EEUU TRAS COVID-19

HALCONES Y PALOMAS EN EEUU TRAS COVID-19
Por Manuel E. Yepe
Especial para el diario POR ESTO! de Mérida, México.
https://manuelyepe.wordpress.com/
Encontrar el equilibrio adecuado entre la seguridad pública y la libertad personal después de COVID-19 “requerirá una revisión de todo lo que en Estados Unidos decimos que tenemos que hacer en aras de nuestra seguridad, lo que debía implicar dejar de lado los enfoques militarizados de los problemas globales, en favor de muchos otros instrumentos de poder e influencia de los estadounidenses”.
Así reflexiona Christopher A. Preble, vicepresidente del Instituto CATO para la Defensa y la política exterior con sede en Washington DC, en un artículo publicado en la revista “Responsible Statecraft”, sobre las posibles implicaciones del brote de COVID-19 en el futuro de la política exterior estadounidense.
Entre las responsabilidades que tienen muchos funcionarios del gobierno de Estados Unidos está la de identificar las amenazas a la seguridad nacional y priorizar, entre muchas opciones, aquellas herramientas adecuadas para hacerles frente.
Quienes abogan en favor de incrementos en los gastos del Pentágono – los conocidos por halcones en el lenguaje habitual – es probable que argumenten que no se debían recortar recursos al ejército para liberar más recursos para la salud pública.
“Pronto volveremos a la normalidad”, dirán desde su perspectiva, “no sería prudente reorientar nuestra estrategia de seguridad nacional y el gasto para hacerle frente a un particular tipo de amenaza, a expensas de todas las demás”.
No es así exactamente como la política respondió después del 11 de Septiembre, pero, en aquel caso, los militares eventualmente salieron victoriosos. De hecho, cualquiera que se opusiera al enfoque militarizado (el de las palomas, que consideran la lucha contra el terrorismo como un problema principalmente de la inteligencia y de aplicación de la ley), fueron atacados por los halcones por no tomar la amenaza suficientemente en serio. “Sólo una guerra sería
suficiente; cualquier otra cosa sería ingenua, o incluso insensible: un signo de indiferencia ante el inevitable sufrimiento de las futuras víctimas de ataques terroristas”.
Esa perspectiva, fijada a pocos días o semanas del 11 de septiembre de 2001, ha persistido. Incluso hoy, las propuestas de retirar las fuerzas estadounidenses del Afganistán, por ejemplo, son recibidas con graves advertencias de que esto aumentará el riesgo de futuros incidentes terroristas en Estados Unidos. Se nos dice que “sólo una presencia militar estadounidense continua y de duración indefinida puede manejar este riesgo y lo mejor que podemos hacer es manejar ese peligro.
¿Sobrevivirán tales argumentos a la crisis actual aquí en casa? ¿Qué político argumentará que los estadounidenses tendrían que morir de COVID-19 hoy para asegurar que otros estadounidenses no sean asesinados por un terrorista en el futuro? Y, ¿será cierto que ese personal militar tan dispuesto a “ayudar” a otros países es necesario para salvar al nuestro?
La sugerencia pareció absurda durante generaciones, porque el peligro no estaba cerca, ni siquiera en el horizonte. Ahora, llegó.
Si antes se consideraba ingenuo dudar de que el terrorismo
representaría en el futuro una muy grave amenaza para la seguridad pública, y los escépticos eran considerados como peligrosamente fuera de la realidad, ¿Se someterán ahora a un mayor escrutinio las afirmaciones de los tradicionales halcones de la defensa, sin que algún senador o representante pregunte, por ejemplo, cómo podría funcionar ese barco, tanque o misil contra una pandemia mortal. En la era posterior al 11 de septiembre, unos pocos se atrevieron a cuestionar si los enormes gastos en que habíamos incurrido equivalían a una innecesaria reacción exagerada. Pero la mayoría de los estadounidenses cayeron literalmente en esa línea.
La enfermedad y sus secuelas deberían provocar un fuerte debate sobre cómo preservar la seguridad nacional de EEUU.
En un giro peculiar, los que piden más gastos para derrotar las enfermedades podrían llamarse los halcones de la pandemia, mientras que los que argumentan en contra (y prefieren que la mayoría de los recursos se queden en el ejército) se convierten en las palomas. La sugerencia podría parecer extraña, y los términos halcón y paloma pertenecen a algo más que a las prioridades de los gastos. Porque, aunque el coronavirus no cambiara todo, cambiará forzosamente muchas cosas.
El alto dirigente del Instituto CATO para la Defensa y la política exterior con sede en Washington DC concluye con la afirmación de que “encontrar el equilibrio adecuado entre seguridad pública y libertad personal tras COVID-19 requerirá que los estadounidenses revisemos todas las cosas que decidamos qué tenemos que hacer para mantenernos seguros y dejar de lado un enfoque militarizado de los problemas globales”.

Abril 15 de 2019.
Este artículo se puede reproducir citando al periódico POR ESTO como fuente

Y SIN EMBARGO SE MUEVE (EPPUR SI MUOVE)

Y SIN EMBARGO SE MUEVE (EPPUR SI MUOVE)
Por Manuel E. Yepe

Me voy a permitir dedicar mi columna en POR ESTO de hoy a transcribir algunos párrafos de un artículo del periodista cubano residente en Estados Unidos Domingo Amuchástegui, sobre el momento actual de las relaciones entre Washington y La Habana que considero sumamente objetivo para evaluar la situación actual de Cuba, así como la del ácido diferendo cubano yanqui.
Su título, “Eppur si muove”, muy significativo, es una frase que se atribuye al famoso astrónomo renacentista Galileo Galilei cuando se enfrentaba a la Santa Inquisición aferrándose a la defensa de su verdad. Trump es hoy para Cuba algo peor que una Inquisición que Cuba desafía al demostrar su capacidad de supervivencia.
“Tres años de guerra económica de parte de la administración Trump han causado considerables daños y perjuicios a la economía cubana, no sólo al sector público, sino también al privado y de manera general al común de la población.
“A la administración Trump le queda aún un abundante arsenal de posibles agresiones y sanciones que, de hacerlas efectivas en los meses venideros, resultarían en daños devastadores”. Entre ellas Amuchástegui cita la de reintegrar a Cuba a su unilateral y arbitraria lista de países sancionables como terroristas; la ruptura total de las ya casi inexistentes relaciones diplomáticas; suspensión de los pocos vuelos comerciales a La Habana que quedan; la suspensión completa del envío de remesas por cubanos en EEUU; la suspensión total de los viajes de éstos a Cuba; el incremento de las acciones
jurídico-financieras contra potenciales inversionistas privados y proyectos gubernamentales de cooperación de terceros países; sanciones a terceros países que reciban misiones médicas cubanas y, por supuesto, bloqueo naval contra mercantes, cruceros y otras
embarcaciones de cualquier país con destino a Cuba.”
Amuchástegui apunta que el mérito de haber sobrevivido no disminuye en nada la crítica situación en que se encuentra la economía cubana empeñada en subsistir frente a tantos desmanes, pero hay que reconocer que la isla experimenta modestos avances.
“Cuba cerró el 2019 con 4.3 millones de visitantes, pese a que desaparecieron los viajeros y los cruceros estadounidenses. Se registró una disminución del 9.3% en comparación con 2018 en el total de visitantes. Los canadienses con más de un millón de turistas, siguen ocupando el primer lugar, y la emigración cubana, que aportó 624 000 visitantes (88.6% de ellos radicados en EEUU), va en segundo lugar. Esta última se distingue por estancias más prolongadas que el turismo regular que promedia 11.2 días por estadía y es portadora de abundantes mercancías y apreciables cantidades de efectivo que canalizan hacia el mercado interno por intermedio de sus familiares y amigos tanto por concepto de gastos de estancia como en inversiones en pequeños negocios, alojamiento en casas privadas y operaciones de préstamo a emprendedores cubanos por decenas de miles de dólares. Este último tipo de relación con los visitantes no supone gasto alguno para la industria turística del Estado (lo que conlleva una ganancia neta) y es portador de muchas remesas imposibles de calcular debido a su carácter informal.
La actividad de cruceros ha comenzado a reanimarse con la llegada de cruceros de firmas europeas junto a un incremento de las aerolíneas, principalmente canadienses y europeas (Turquía y Rusia incluidas), organizadas por una diversidad de turoperadores.
Se avanza en la creación de una segunda Zona Especial de Desarrollo en Ariguanabo (la primera es la de Mariel), que articulará la capacidad exportadora de importantes instituciones científicas como el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, el Centro de Ingeniería Molecular, varias fábricas de medicamentos, la Universidad de Ciencias Informáticas y otras. Prosigue a buen ritmo la construcción de numerosos hoteles e infraestructuras en todo el país.
La presencia del capital extranjero y de su contribución en materia de gerencia empresarial, no sólo se limita al área turística. Sherrit (Canadá), Imperial Tobacco (Reino Unido), Pernod-Ricard (Francia), Diageo (RU), Unilever (RU-Países Bajos), Nestlé (Suiza), operaciones bancarias a cargo de la Sociéteé Genérele (Fr), el BBVA (ESP) y otras, han figurado, y siguen haciéndolo, como importantes socios económicos de Cuba que algunos de ellos lo han sido durante décadas. Esta presencia ha comenzado a incrementarse desde la inauguración de la Zona Especial de Desarrollo de Mariel, con 50 proyectos en ejecución, 27 de los cuales ya funcionan plenamente.
Ha sido terminado un importante proyecto británico para el fomento de las energías renovables representado por la bioeléctrica anexa al central azucarero Ciro Redondo en la provincia de Ciego de Ávila a un costo de 180 millones (con financiamiento de China que continúa siendo la fuente financiera principal de para los proyectos de energía solar en Cuba).
Febrero 21 de 2020.

LAS SANCIONES SOLO AISLAN A ESTADOS UNIDOS.

EL PAPEL DEL MIEDO EN LAS ELECCIONES DE EEUU
Por Manuel E. Yepe
Especial para el diario POR ESTO! de Mérida, México.
https://manuelyepe.wordpress.com/
Aunque aún faltan varios meses para que se efectúe la votación en Estados Unidos para las elecciones presidenciales de 2020, proyectadas para el mes de noviembre, los medios de prensa norteamericanos han estado haciendo notar preocupación por la vulnerabilidad del evento de cara a la intromisión extranjera.
El factor inicial para la intensificación del miedo parece haber sido la publicación de una declaración conjunta emitida por miembros clave de la administración Trump el pasado noviembre que tuvo como autores al Fiscal General Bill Barr, el Secretario de Defensa Mark Esper, el Secretario en funciones del Departamento de Seguridad Nacional Kevin McAleenan, el Director en funciones de Inteligencia Nacional Joseph Maguire, el Director del FBI Christopher Wray, el Director de la Agencia Nacional de Seguridad, General Paul Nakasone, y el Director de la Agencia de Seguridad de la Infraestructura y la Ciberseguridad Christopher Krebs.
En este documento se afirma que la interferencia extranjera en la votación para la elección presidencial 2020-2024 es inminente aunque admite que no se dispone de pruebas para tal aserto.
“Nuestros adversarios quieren socavar nuestras instituciones democráticas, influir en el sentimiento público y afectar nuestras políticas gubernamentales con Rusia, China, Irán y otros actores extranjeros malintencionados que tratarán de interferir en el proceso de votación o influir en las percepciones de los votantes. Los adversarios pueden tratar de lograr sus objetivos a través de una variedad de medios, incluyendo campañas en los medios sociales, dirigiendo operaciones de desinformación o llevando a cabo
ciberataques perturbadores o destructivos contra la infraestructura estatal y local. Si bien en este momento no tenemos pruebas de que se haya comprometido o alterado la infraestructura electoral a fin de que permita a los adversarios impedir la votación, modificar el recuento de votos o alterar la capacidad de contar los votos, seguimos vigilando atentamente cualquier amenaza a las elecciones de los Estados Unidos”, afirmaba la declaración.
A pesar de la advertencia clave de que no había pruebas en el momento en que se emitió el documento, muchos informes de los medios de comunicación como BuzzFeed, ABC News y Newsweek utilizaron la declaración para afirmar que la interferencia extranjera en 2020 era inminente.
Además de los informes que han dado por confirmada la participación de los actores estatales – Rusia, Irán y China – y no obstante la falta de pruebas, otros medios han afirmado que esta interferencia supuestamente inminente será inevitablemente exitosa, en gran parte debido a las afirmaciones de que las tácticas utilizadas se basarán en gran medida en tecnologías que EEUU no dispone de capacidad que le permita contrarrestar con éxito sus objetivos.
CSO Online, un medio de comunicación en línea que proporciona noticias, análisis e investigaciones sobre seguridad y gestión de riesgos, advirtió recientemente que “arreglar los problemas de infraestructura electoral y de votación de los Estados Unidos es una propuesta a largo plazo, que no se resolverá a tiempo para las elecciones de noviembre”.
Mientras tanto, el New York Times advirtió sobre el caos inminente y dijo que actores extranjeros “sigilosos” y malévolos ya habían creado los cimientos de “una fea temporada de campaña empañada por la piratería informática y la desinformación”. La revista mensual estadounidense Wired y su sitio web de noticias homónimo afirmaron el año pasado que la seguridad de las elecciones de EEUU “sigue doliendo en todos los niveles”.
El objetivo es la mente del pueblo americano”, dice Joshua Geltzer, ex director de antiterrorismo del Consejo de Seguridad Nacional. “En cierto modo, somos menos vulnerables de lo que éramos en 2016. En otros aspectos, más”. Casi todos los expertos están de acuerdo en esto: En el peor de los casos -para el que debemos prepararnos- es una situación que hace que los estadoiunidenses cuestionen los cimientos de nuestra democracia – “con elecciones libres y justas”.
Mucho antes de que este tipo de retórica llegara a los medios de comunicación estadounidenses, la empresa israelí de tecnología vinculada a la inteligencia, Cybereason, afirmó en un comunicado en su sitio web que “meterse con la mente del votante” tendría un mayor impacto que cambiar el total de votos, incluso antes de las elecciones de 2016. Ese comunicado, publicado por Cybereason antes de las últimas elecciones presidenciales, que fue escrito por el director general de la empresa, Lior Div, quien dirigía entonces las operaciones de piratería informática ofensiva contra los estados nacionales para la inteligencia militar israelí.
Todo indica que se está preparando un gran fraude electoral en los comicios de noviembre próximo y que se está preparando la escena para la identificación de los “culpables” de una supuesta “intromisión extranjera” que encubra la simulación.
Febrero 3 de 2020.

RUSIA INCREMENTARÁ PAPEL DE SU PARLAMENTO .

RUSIA INCREMENTARÁ PAPEL DE SU PARLAMENTO

Durante su mensaje anual a la Asamblea Federal (Parlamento ruso), el Presidente de esa nación, Vladímir Putin, propuso discutir una serie de enmiendas constitucionales que considera importantes para el desarrollo de Rusia como Estado social legítimo, cuyo valor más elevado reside, según dijo, en las libertades y derechos de los ciudadanos, la dignidad de las personas y su bienestar.
Putin propuso someter a votación ciudadana un paquete de acciones legislativas cuyo resultado serviría para tomar las decisiones definitivas.
La propuesta de Putin más publicitada ha sido la de pasar del Presidente al Parlamento la potestad de aprobar las candidaturas del primer ministro y de los miembros del Gobierno.
Otorga al Parlamento, así mismo, la facultad de aprobar, a propuesta del jefe de Gobierno, el nombramiento de todos los viceprimeros ministros y ministros federales. No obstante, el primer mandatario mantendrá la potestad de destituir al primer ministro, sus
viceministros y otros ministros, cuando éstos pierdan su confianza o realicen de manera incorrecta sus funciones.
Consolida la indexación regular de las pensiones y fijar el salario mínimo que no puede ser inferior al nivel del mínimo de subsistencia vigente.
Prohíbe la adopción de ciudadanía extranjera o de cualquier permiso de residencia en el exterior para algunas categorías de funcionarios públicos que ocupen cargos críticos para garantizar la seguridad y la soberanía del país, tales como dirigentes regionales, parlamentarios, ministros, jefes de otros organismos federales y jueces.
Ajusta los requisitos a fin de garantizar que los candidatos a la Presidencia rusa tengan una residencia permanente en el país durante no menos de 25 años y que no tengan una ciudadanía o permiso de residencia en un país extranjero.
Consolida el estatus y el papel del Consejo de Estado, de manera que se incluyan en este alto cuerpo legislativo los más altos dirigentes de todas las regiones del país.
Limitar la prioridad del derecho internacional de manera que los requisitos del derecho y los tratados internacionales, así como las decisiones de los organismos internacionales, pueden actuar en el territorio de Rusia solo en la medida en que no restrinjan los derechos y libertades individuales de los ciudadanos, y que no contradigan la Constitución.
Otorga al Consejo de la Federación (Cámara Alta del Parlamento ruso) la potestad de destituir a jueces federales y, en algunos casos, la de destituir- a propuesta de su presidente-, a jueces de la Corte Constitucional y de la Corte Suprema.
Fortalece el papel del Tribunal Constitucional, dándole el derecho de verificar la constitucionalidad de las leyes federales que sean iniciadas por el Presidente, antes de que sean éstas firmadas por el Jefe de Estado.
Asigna al presidente ruso la potestad de nombrar a los jefes de los organismos encargados de hacer cumplir la ley, luego de acordarlo así con el Consejo de la Federación.
Actualmente, bajo la Constitución rusa, el Presidente solo requiere autorización de la Duma Estatal para nombrar al jefe del Gobierno y, luego que la tiene, para designar al jefe del Gabinete, sus
viceministros y todos los ministros.
Ahora Putin ha propuesto cambiar este orden y confiar a la Duma Estatal no solo la autorización, sino también la aprobación de la candidatura del presidente del Gobierno de la Federación Rusa, y luego, a propuesta del presidente del Gobierno, de todos los viceprimeros ministros y ministros federales”.
Asimismo, el jefe de Estado estará obligado a nombrarlos para el puesto, es decir, no tendrá la facultad de rechazar las candidaturas de los funcionarios aprobados por el Parlamento.
Putin aseguró que se trata de “un cambio muy serio en el sistema político que aumentará el papel del Parlamento, así como la
importancia de la Duma Estatal, los partidos parlamentarios y la responsabilidad del jefe del Gobierno y de todos los miembros del Gabinete.
Aseguró que asignarán una mayor responsabilidad en la formación del Ejecutivo con “más responsabilidad en las políticas que el Gobierno aplica”.
Actualmente, bajo la Constitución rusa, el presidente solo requiere autorización de la Duma Estatal para nombrar al jefe del Gobierno y, después de ello, el presidente designa al jefe del Gabinete, sus viceministros y todos los ministros.
Putin asegura que una mayor responsabilidad en la formación del Ejecutivo augura mayor responsabilidad en las políticas que se aplican.
Luego de conocerse los criterios de 75 expertos con perfiles diversos creado para discutir las enmiendas constitucionales que ha propuesto Putin éstas serán votadas hoy jueves 30 en la Duma.
Enero 31 de 2020.

RUSIA INCREMENTARÁ PAPEL DE SU PARLAMENTO

RUSIA INCREMENTARÁ PAPEL DE SU PARLAMENTO

Durante su mensaje anual a la Asamblea Federal (Parlamento ruso), el Presidente de esa nación, Vladímir Putin, propuso discutir una serie de enmiendas constitucionales que considera importantes para el desarrollo de Rusia como Estado social legítimo, cuyo valor más elevado reside, según dijo, en las libertades y derechos de los ciudadanos, la dignidad de las personas y su bienestar.
Putin propuso someter a votación ciudadana un paquete de acciones legislativas cuyo resultado serviría para tomar las decisiones definitivas.
La propuesta de Putin más publicitada ha sido la de pasar del Presidente al Parlamento la potestad de aprobar las candidaturas del primer ministro y de los miembros del Gobierno.
Otorga al Parlamento, así mismo, la facultad de aprobar, a propuesta del jefe de Gobierno, el nombramiento de todos los viceprimeros ministros y ministros federales. No obstante, el primer mandatario mantendrá la potestad de destituir al primer ministro, sus
viceministros y otros ministros, cuando éstos pierdan su confianza o realicen de manera incorrecta sus funciones.
Consolida la indexación regular de las pensiones y fijar el salario mínimo que no puede ser inferior al nivel del mínimo de subsistencia vigente.
Prohíbe la adopción de ciudadanía extranjera o de cualquier permiso de residencia en el exterior para algunas categorías de funcionarios públicos que ocupen cargos críticos para garantizar la seguridad y la soberanía del país, tales como dirigentes regionales, parlamentarios, ministros, jefes de otros organismos federales y jueces.
Ajusta los requisitos a fin de garantizar que los candidatos a la Presidencia rusa tengan una residencia permanente en el país durante no menos de 25 años y que no tengan una ciudadanía o permiso de residencia en un país extranjero.
Consolida el estatus y el papel del Consejo de Estado, de manera que se incluyan en este alto cuerpo legislativo los más altos dirigentes de todas las regiones del país.
Limitar la prioridad del derecho internacional de manera que los requisitos del derecho y los tratados internacionales, así como las decisiones de los organismos internacionales, pueden actuar en el territorio de Rusia solo en la medida en que no restrinjan los derechos y libertades individuales de los ciudadanos, y que no contradigan la Constitución.
Otorga al Consejo de la Federación (Cámara Alta del Parlamento ruso) la potestad de destituir a jueces federales y, en algunos casos, la de destituir- a propuesta de su presidente-, a jueces de la Corte Constitucional y de la Corte Suprema.
Fortalece el papel del Tribunal Constitucional, dándole el derecho de verificar la constitucionalidad de las leyes federales que sean iniciadas por el Presidente, antes de que sean éstas firmadas por el Jefe de Estado.
Asigna al presidente ruso la potestad de nombrar a los jefes de los organismos encargados de hacer cumplir la ley, luego de acordarlo así con el Consejo de la Federación.
Actualmente, bajo la Constitución rusa, el Presidente solo requiere autorización de la Duma Estatal para nombrar al jefe del Gobierno y, luego que la tiene, para designar al jefe del Gabinete, sus
viceministros y todos los ministros.
Ahora Putin ha propuesto cambiar este orden y confiar a la Duma Estatal no solo la autorización, sino también la aprobación de la candidatura del presidente del Gobierno de la Federación Rusa, y luego, a propuesta del presidente del Gobierno, de todos los viceprimeros ministros y ministros federales”.
Asimismo, el jefe de Estado estará obligado a nombrarlos para el puesto, es decir, no tendrá la facultad de rechazar las candidaturas de los funcionarios aprobados por el Parlamento.
Putin aseguró que se trata de “un cambio muy serio en el sistema político que aumentará el papel del Parlamento, así como la
importancia de la Duma Estatal, los partidos parlamentarios y la responsabilidad del jefe del Gobierno y de todos los miembros del Gabinete.
Aseguró que asignarán una mayor responsabilidad en la formación del Ejecutivo con “más responsabilidad en las políticas que el Gobierno aplica”.
Actualmente, bajo la Constitución rusa, el presidente solo requiere autorización de la Duma Estatal para nombrar al jefe del Gobierno y, después de ello, el presidente designa al jefe del Gabinete, sus viceministros y todos los ministros.
Putin asegura que una mayor responsabilidad en la formación del Ejecutivo augura mayor responsabilidad en las políticas que se aplican.
Luego de conocerse los criterios de 75 expertos con perfiles diversos creado para discutir las enmiendas constitucionales que ha propuesto Putin éstas serán votadas hoy jueves 30 en la Duma.
Enero 31 de 2020.

EL PAPEL DEL MIEDO EN LAS ELECCIONES DE EEUU

EL PAPEL DEL MIEDO EN LAS ELECCIONES DE EEUU
Por Manuel E. Yepe

Aunque aún faltan varios meses para que se efectúe la votación en Estados Unidos para las elecciones presidenciales de 2020, proyectadas para el mes de noviembre, los medios de prensa norteamericanos han estado haciendo notar preocupación por la vulnerabilidad del evento de cara a la intromisión extranjera.
El factor inicial para la intensificación del miedo parece haber sido la publicación de una declaración conjunta emitida por miembros clave de la administración Trump el pasado noviembre que tuvo como autores al Fiscal General Bill Barr, el Secretario de Defensa Mark Esper, el Secretario en funciones del Departamento de Seguridad Nacional Kevin McAleenan, el Director en funciones de Inteligencia Nacional Joseph Maguire, el Director del FBI Christopher Wray, el Director de la Agencia Nacional de Seguridad, General Paul Nakasone, y el Director de la Agencia de Seguridad de la Infraestructura y la Ciberseguridad Christopher Krebs.
En este documento se afirma que la interferencia extranjera en la votación para la elección presidencial 2020-2024 es inminente aunque admite que no se dispone de pruebas para tal aserto.
“Nuestros adversarios quieren socavar nuestras instituciones democráticas, influir en el sentimiento público y afectar nuestras políticas gubernamentales con Rusia, China, Irán y otros actores extranjeros malintencionados que tratarán de interferir en el proceso de votación o influir en las percepciones de los votantes. Los adversarios pueden tratar de lograr sus objetivos a través de una variedad de medios, incluyendo campañas en los medios sociales, dirigiendo operaciones de desinformación o llevando a cabo
ciberataques perturbadores o destructivos contra la infraestructura estatal y local. Si bien en este momento no tenemos pruebas de que se haya comprometido o alterado la infraestructura electoral a fin de que permita a los adversarios impedir la votación, modificar el recuento de votos o alterar la capacidad de contar los votos, seguimos vigilando atentamente cualquier amenaza a las elecciones de los Estados Unidos”, afirmaba la declaración.
A pesar de la advertencia clave de que no había pruebas en el momento en que se emitió el documento, muchos informes de los medios de comunicación como BuzzFeed, ABC News y Newsweek utilizaron la declaración para afirmar que la interferencia extranjera en 2020 era inminente.
Además de los informes que han dado por confirmada la participación de los actores estatales – Rusia, Irán y China – y no obstante la falta de pruebas, otros medios han afirmado que esta interferencia supuestamente inminente será inevitablemente exitosa, en gran parte debido a las afirmaciones de que las tácticas utilizadas se basarán en gran medida en tecnologías que EEUU no dispone de capacidad que le permita contrarrestar con éxito sus objetivos.
CSO Online, un medio de comunicación en línea que proporciona noticias, análisis e investigaciones sobre seguridad y gestión de riesgos, advirtió recientemente que “arreglar los problemas de infraestructura electoral y de votación de los Estados Unidos es una propuesta a largo plazo, que no se resolverá a tiempo para las elecciones de noviembre”.
Mientras tanto, el New York Times advirtió sobre el caos inminente y dijo que actores extranjeros “sigilosos” y malévolos ya habían creado los cimientos de “una fea temporada de campaña empañada por la piratería informática y la desinformación”. La revista mensual estadounidense Wired y su sitio web de noticias homónimo afirmaron el año pasado que la seguridad de las elecciones de EEUU “sigue doliendo en todos los niveles”.
El objetivo es la mente del pueblo americano”, dice Joshua Geltzer, ex director de antiterrorismo del Consejo de Seguridad Nacional. “En cierto modo, somos menos vulnerables de lo que éramos en 2016. En otros aspectos, más”. Casi todos los expertos están de acuerdo en esto: En el peor de los casos -para el que debemos prepararnos- es una situación que hace que los estadoiunidenses cuestionen los cimientos de nuestra democracia – “con elecciones libres y justas”.
Mucho antes de que este tipo de retórica llegara a los medios de comunicación estadounidenses, la empresa israelí de tecnología vinculada a la inteligencia, Cybereason, afirmó en un comunicado en su sitio web que “meterse con la mente del votante” tendría un mayor impacto que cambiar el total de votos, incluso antes de las elecciones de 2016. Ese comunicado, publicado por Cybereason antes de las últimas elecciones presidenciales, que fue escrito por el director general de la empresa, Lior Div, quien dirigía entonces las operaciones de piratería informática ofensiva contra los estados nacionales para la inteligencia militar israelí.
Todo indica que se está preparando un gran fraude electoral en los comicios de noviembre próximo y que se está preparando la escena para la identificación de los “culpables” de una supuesta “intromisión extranjera” que encubra la simulación.
Febrero 3 de 2020.

LA SUPERPOTENCIA AISLADA

LA SUPERPOTENCIA AISLADA
El 12 de marzo de 1996, el Congreso de los Estados Unidos de América aprobó uno de los más regresivas y draconianas iniciativas de política exterior imperialista, irónicamente bautizada como Ley solidaria de libertad y democracia para Cuba (LIBERTAD), conocida como Ley Helms-Burton.
Antes del triunfo de las armas guerrilleras cubanas sobre las fuerzas armadas de la tiranía de Fulgencio Batista impuesta por Washington a Cuba, Estados Unidos ejercía un absoluto control. La economía de la Isla que, en última instancia, se subordinaba a los intereses de las empresas estadounidenses que participaban en las relaciones que en las autoridades y entidades cubanas.
Tras la victoria de la revolución en enero de 1959 la situación cambio totalmente. Los cubanos se hicieron dueños de su país y su economía pero aún Cuba no podía realizar sus relaciones normales de comercio exterior con EEUU porque la hostilidad se hizo presente en las relaciones económicas.
Sin embargo, antes de la década de 1990, el bloqueo del comercio con Cuba no se había sido establecido legalmente aunque comenzó a funcionar mediante las llamadas “órdenes ejecutivas”.
Fue el Presidente Kennedy quien inició oficialmente el bloqueo, eufemísticamente bautizado como “embargo” en 1962, sobre la base de un interés propio de responder a la nacionalización de activos estadounidenses dispuesta por Cuba a raíz de la llegada al poder de la revolución.
Felizmente para Cuba ese momento llegó justamente en los momentos en que Moscú estaba en capacidad de convertirse en su principal socio comercial en el Nuevo Mundo, con especial incentivo de su afinidad ideológica y cierta complementariedad económica que propiciaría la alianza política.
Con razón se dice que el criterio de la comunidad
internacional y la opinión pública mundial muy poco influyen en la política de los Estados Unidos de América. Esta percepción se vio plenamente confirmada por la historia durante la segunda mitad del siglo XX.
Cada año, los cubanos, buena parte de los latinoamericanos y no pocos estadounidenses humillados por la vergüenza del criminal bloqueo económico, comercial y financiero que hace casi ochenta años ejerce su país, el más rico y militarmente poderoso del mundo, contra esta isla pequeñita, pero gigantesca en términos de dignidad, con la única justificación de su temor a que el ejemplo a su exitosa resistencia a tan injusto abuso estimulara a otros pueblos y gobiernos del continente a la defensa irrenunciable de su soberanía.
Nuevamente este año, el órgano más representativo de la comunidad internacional debatió y aprobó casi por unanimidad, en sesión plenaria de su Asamblea General, la resolución “Necesidad de poner fin al bloqueo económico comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a Cuba”.
Pocos minutos después de concluida esta más reciente sesión de la Asamblea General de la ONU, Cuba entera festejaba como cada año “la nueva victoria contra el imperialismo” con tanto júbilo como si fuera ésta la primera vez que lo hacía como expresión de su condena por el injusto bloqueo impuesto al país caribeño.
Pero el hecho cierto es que esta era la enésima ocasión en igual número de años consecutivos que la Asamblea General de Naciones Unidas aprobaba la misma resolución, que exige la suspensión del bloqueo mas largo que recuerda la historia de la humanidad y que ya ha causado a la isla más de 100 mil millones de dólares de pérdidas que habrían servido para sacar a Cuba del subdesarrollo mediante esfuerzo propio, según los proyectos originales de la revolución triunfante en enero de 1959.
Ley Helms-Burton no fue la única pieza de legislación explícitamente anticubana que circulaba en el Congreso en el momento. El 9 de febrero de 1995 el representante Charles Rangel (Demócrata por Nueva York) presentó un proyecto de ley de texto diametralmente opuesto, la ley de libre comercio con Cuba, destinada a eliminar el bloqueo y entablar un diálogo con Cuba. Al hacerlo, Rangel intentó elaborar un acuerdo en cuanto a la disposición de los bienes estadounidenses expropiados en Cuba.
El Congreso no aprobó esa ley, optando por una postura de línea dura contra Cuba y evitando políticas constructivas que la transformen.

Diciembre 27 de 2019

Manuel E. Yepe. LA GUERRA SECRETA DE JAPON Y LA BOMBA A

LA GUERRA SECRETA DE JAPON Y LA BOMBA A

Con gran éxito de taquilla acaba de ser lanzada la Tercera Edición de la Guerra Secreta de Japón por Robert Wilcox en la que el autor especula sobre cuanto el esfuerzo de Japón en la Segunda Guerra Mundial para construir una bomba atómica fue la base del actual programa nuclear de la República Democrática Popular de Corea. Corea, desde 1910 hasta el final de la guerra, había estado anexada a Japón en virtud de un acuerdo aprobado por el presidente
norteamericano Theodoro Roosevelt. Es por este motivo que en la península coreana transcurrió la parte más importante del programa investigativo de Japón para la construcción de la bomba atómica. Los aliados, especialmente Estados Unidos, no lo sabían pero los rusos sí conocían de esto.
Según Wilcox, aunque no se pueda probar hoy, el famoso espía ruso en Tokio, Richard Sorge, ahorcado por los japoneses en noviembre de 1944, proporcionó información vital sobre el programa de la bomba atómica de Japón a sus jefes del NKVD soviético (que posteriormente se transformó en Comité Ejecutivo Central de la URSS y éste en los ministerios de Asuntos Internos (MVD) y otros organismos centrales de Rusia. Sin duda fue ésta la información científica que necesitaba el jefe del NKVD Lavrentiy Beria para proseguir las investigaciones sobre lo que necesitaba Estados Unidos para lograr la bomba y por ello Stalin lo puso al frente del proyecto atómico soviético (lo que demuestra claramente cuánto dependían los soviéticos del flujo de inteligencia para su esfuerzo por lograr fabricar cuanto antes la bomba atómica). Stalin aprovechó una invitación de Truman para intervenir en Mongolia y Corea casi al final de la guerra. Según señala Wilcox, la lucha más dura fue cuando los rusos tomaron el control del área de Konan (Hungnam) donde se centró el trabajo nuclear de Japón en Corea. Japón tenía no menos de dos programas principales para la bomba atómica, uno a cargo del Instituto de Investigación Física y Química de Japón (RIKEN) y el otro dirigido por la Marina. Ambos tenían a sus respectivos frentes a físicos de alto nivel, algunos con fuertes conexiones como con Albert Einstein, Ernest Lawrence y Niels Bohr, entre otros.
Fue el proyecto de la Marina que usó Japón en Corea para el
enriquecimiento de uranio y el procesamiento de torio el que mas sirvió posteriormente a la RPDC para su programa nuclear porque. Corea del Norte es rica en monacita, una excelente fuente de torio que es un reactor nuclear que puede ser convertido en el elemento protactinio y luego mediante procesamiento químico al uranio 233. Esto parece ser el camino que seguían los alemanes.
Una empresa química alemana dedicada a obtener y procesar uranio, se había hecho cargo de la empresa francesa de torio Terres-Rares durante la ocupación nazi de Francia.
En Estados Unidos no supieron del torio coreano hasta 1946, y para entonces Konan estaba bajo control ruso. Pero disponían de suficientes indicios sobre el área de Konan para que la Fuerza Aérea de EEUU enviara un B-29 equipado con cámaras a volar sobre Konan el 29 de agosto de 1945, 14 días después de que Japón se rindiera. Los cazas Yak rusos lo derribaron y se estrelló.
En 1950, durante la Guerra de Corea, la Fuerza Aérea de Estados Unidos bombardeó Konan y destruyó las instalaciones de procesamiento de torio que había allí.
Como explica Wilcox en su libro, gran parte de la fabricación de bombas más secretas en Corea se hizo en cuevas, tal como lo hace hoy en día Corea del Norte (quizás usando algunas de las mismas cuevas). Estados Unidos no tenía capacidad para destruir las cuevas, y en los combates durante la Guerra de Corea, algunas de las batallas más duras tuvieron lugar alrededor del embalse de Chosin. Allí las fuerzas de la ONU fueron arrojadas y derrotadas y finalmente fueron rescatadas en el puerto de Konan (Hungnam) entre el 15 y el 24 de diciembre de 1950. Gran parte de la evidencia sobre el programa de bombas atómicas de Japón sigue estando clasificada, y los científicos y militares japoneses entrevistados por Wilcox no fueron nada cooperativos en sus relatos sobre el programa de bombas atómicas de Japón.
Solo si Estados Unidos llegara a desclasificar documentos secretos críticos sobre la historia del desarrollo de la bomba atómica –concluye Wilcox en su libro-, la horrenda crisis que fue inaugurada por el chantaje nuclear que siguió al genocida bombardeo atómico a la ciudades densamente pobladas de Hiroshima y Nagasaki y que sigue amenazando al mundo, podrá ser finalmente revelada.

Diciembre 30 de 2019.